domingo, 20 de octubre de 2019

Recordemos a Mariano descubriendo al Estado como el gran articulador del avasallamiento de derechos de los trabajadores a favor de la acumulación gran capitalista de riquezas.

Mariano Ferreyra: a 9 años de su asesinato, la vigencia de la lucha contra la precarización laboral


El joven militante del Partido Obrero cayó por las balas de una patota de la Unión Ferroviaria que disparó contra manifestantes que pedían la efectivización de los tercerizados de la exlínea Roca.

@rosaquiara

@AugustoDorado
Domingo 20 de octubre
Hace nueve años la Policía Federal y la Bonaerense, liberaban la zona donde trabajadores se manifestaron en reclamo del pase a planta permanente. Los dueños de las empresas tercerizadas dieron vía libre para que la patota actuara. La movilización popular llevó a la cárcel al mandamás de la Unión Ferroviaria, José Pedraza, y a algunos autores intelectuales y materiales más. Pero no a todos.
El móvil del crimen quedó demostrado durante el juicio, pero los trabajadores lo sabían desde antes. Ellos, los tercerizados, se venían organizando y luchando por el pase a planta permanente, habían logrado ciertos triunfos junto a la agrupación ferroviaria Bordó de la línea Roca (actual Naranja). Desde principios del 2010 comenzaron a luchar por la reincorporación de activistas tercerizados despedidos y el pase a planta permanente de alrededor de 1200 trabajadores. El 20 de octubre, un sector vuelve movilizarse y cortar las vías del tren en la Estación Avellaneda (más adelante rebautizada Kosteki y Santillán).
Ese día la patota de Pedraza se organizó para aplastar este reclamo. No estaban solos, la Policía Federal y la Bonaerense liberó la zona, la cúpula de la empresa (denominada UGOFE en esos años) avaló esta movida de la burocracia de Pedraza: concretamente desde Recursos Humanos permitieron liberar personal para nutrir a la patota.
Desde el 2010, cada 20 de octubre es un día de luto para la clase obrera. Ese día asesinaban a un joven militante trotskista que peleó junto a los trabajadores por el pase a planta permanente. Mariano Ferreyra fue asesinado en Barracas por las balas de plomo que disparó la patota de Pedraza, con total animosidad, cuando ya se había levantado el corte de vías y lejos del lugar donde comenzó la medida de lucha. Hubo varios heridos, entre ellos Elsa Rodríguez con consecuencias importantes por un disparo en la cabeza y Nelson Aguirre con heridas en las piernas.
El fraude laboral, la precarización laboral en el ferrocarril, fue posible por la asociación entre el Estado (Secretaría y Subsecretaría de Transporte y Ministerio de Trabajo), los empresarios de la UGOFE (Metrovías-Grupo Roggio, Ferrovías-Grupo Romero y TBA-Ciriglianos, que a su vez regenteaba las propias empresas tercerizadas que autocontrataban) y la Unión Ferroviaria (UF), que insólitamente también era dueña de su propia empresa tercerizada, Unión del Mercosur. La Secretaria de Transporte entregaba millones de pesos a las empresas tercerizadas, elegidas a dedo por la UF y la UGOFE.
Aquel 20 de octubre, la burocracia contrató barrabravas y envió a su patota del gremio; los directivos de la UGOFE autorizaron la salida de 120 empleados; el gobierno habilitó a la Federal y a la Bonaerense a que liberen la zona para que actúe la patota.

El gobierno kirchnerista, principal aliado de los responsables de este crimen

Desde que asumió el kirchnerismo la dirigencia de la UF fue parte de la burocracia sindical preferida por los K. En 2009 Cristina asistió a un acto de la UF, donde expresó que Pedraza era parte del “modelo del sindicalismo fuerte y responsable”.
El 27 de octubre del 2010 muere Néstor Kirchner, 7 días después del crimen de Mariano. Cristina dijo “La bala (que mató a Ferreyra NdeR) rozó el corazón de Néstor”. Esta frase tenía por objetivo desvincular a su gobierno de lo ocurrido y ocultar que estos burócratas eran sus aliados y se sentían impunes al amparo del poder del Estado.

El juicio

Durante el juicio se conocieron las escuchas telefónicas entre el sindicalista Pedraza y el ministro de Trabajo Carlos Tomada; y otra entre Pedraza y la viceministra de Trabajo, Noemí Rial, tres meses después del crimen de Mariano. En las escuchas se demuestra que ambos funcionarios tenían una relación amistosa con Pedraza, y que tuvieron responsabilidad directa o indirecta en el crimen.
Es Carlos Tomada quien le aconseja a Pedraza cómo hacer un “laburo sindical” sobre los tercerizados que estaban por pasar a planta permanente, “porque no son todos del PTS”. Tomada se refiere a la agrupación Bordó, que impulsaba este partido y que tuvo protagonismo en la lucha de los tercerizados del Roca. Tomada había sido asesor legal del sindicato comandado por Pedraza, el mismo sindicalista que avaló las privatizaciones menemistas del ferrocarril; una amistad más sólida que los rieles, y que perduró “en las buenas y en las malas”.
El 6 de agosto del 2012 comenzaba el juicio por el asesinato de Mariano Ferreyra. En el banquillo fueron sentados José Pedraza y 16 acusados, entre miembros de la patota y de la jefatura de la Policía Federal.
El 19 de abril del 2013, el Tribunal Oral en lo Criminal 21 de la Ciudad de Buenos Aires, dio a conocer la sentencias. Condenó por homicidio simple a José Pedraza y a su segundo Juan Carlos “El Gallego” Fernández, a 15 años de prisión por considerarlos partícipes necesarios del crimen. A 18 años de cárcel a los integrantes de la patota ferroviaria: el delegado Pablo Díaz y los autores materiales, Cristian Favale y Gabriel "Payaso" Sánchez. El resto de la patota recibió penas menores: 11 años a Jorge Daniel González y Salvador Pipitó; y 8 años a Claudio Alcorcel.
Los uniformados también tuvieron penas menores, el comisario de la zona Luis Mansilla fue condenado a 10 años de prisión, 9 años a Jorge Ferreyra y 2 años de ejecución condicional a Hugo Lompizano, Luis Echavarría y Gastón Conti, y una multa a David Villalba. De la patota quedaron absuelto quienes escondieron las armas, Guillermo Uño y Juan Carlos Pérez y del lado de la policía absolvieron a Rolando César Garay. En tanto, el camarógrafo policial que dejo de filmar en el momento del crimen, David Ismael Villalba, fue inhabilitado y condenado a pagar $12.500 de multa.

El Tribunal cambió la calificación

A juicio oral la causa llegó con la calificación de homicidio agravado por concurso premeditado de dos o más personas y el Tribunal lo cambió a homicidio simple, rechazando la hipótesis de que hubo un plan criminal. Este cambio de calificación permitió que quedaran impunes el Gobierno, los empresarios y burócratas que administraban la UGOFE.
Pero, aún con los límites, el juicio fue un hecho político trascendente. Se condenó a un siniestro burócrata ferroviario. Y esto fue el resultado de una larga lucha de los trabajadores del Roca que logró no sólo demostrar el fraude de las tercerizadas, sino llevar a juicio a la patota y siete policías.
stas condenas son la expresión de que esa lucha se hizo carne entre cientos de miles que sufren la precarización laboral. Por eso este crimen no podía quedar impune y el gobierno de Cristina Kirchner se vio obligado a soltarle la mano a su amigo Pedraza, para despegarse de sus responsabilidades políticas. Perpetua a Pedraza fue un reclamo extendido nacionalmente.

Los que no fueron juzgados

Aníbal Fernández era jefe de la Federal y responsable de dar las órdenes. Uno de los comisarios imputados declaró “La policía es el brazo armado del poder político, y el que dispone del poder político es el Poder Ejecutivo”.
Además, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada y la viceministra, Noemí Rial; el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi y el subsecretario Antonio Luna. Tampoco ninguno de los empresarios y gerentes de la UGOFE, que ni siquiera fueron revocados de sus cargos.

La Unión Ferroviaria y el regreso de la tercerización

Con su cúpula en la cárcel, la Unión Ferroviaria -siempre conducida por la lista Verde pedracista- se vio obligada a una “renovación” que en la realidad es un pedracismo sin Pedraza: asumió Sergio Sasia por decantación y con el acuerdo de las distintas facciones burocráticas del gremio. Fue ganando espacio Karina Benemérito -secretaria y autodenominada mano derecha del “Gallego” Fernández-, que ocupa desde hace varios años la Secretaría de Relaciones Internacionales de la UF. En la línea Roca hubo elecciones a delegados en agosto de este año y la lista oficial incorporó a un hijo de su antiguo jefe, Pablo Díaz, principal mentor de la patota criminal.
Aunque en el momento del asesinato se vieron obligados a tomar distancia políticamente de la coalición de Gobierno, al poco tiempo apoyaron al ministro de Transporte Florencio Randazzo en su fallida precandidatura a presidente y luego hicieron campaña abiertamente por Daniel Scioli 2015. En 2017 algunos miembros de la UF como Karina Benemérito integraron las listas de Randazzo para las elecciones parlamentarias. Actualmente Sergio Sasia es uno de los interlocutores de la CGT con el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández.
Lo que también volvió rápidamente fue la tercerización: desde la última etapa de la gestión Randazzo, tareas de control sobre trenes (una especie de asistencia a los guardas) y en algunas dependencias ferroviarias son realizadas por contratados de empresas como MCM o Murata, cuando deberían ser trabajadores efectivos y en convenio ferroviario. La oposición antiburocrática impulsada por la izquierda en el ferrocarril, como en la década pasada, es la que actualmente acompaña a los tercerizados y levanta el reclamo de pase a planta.
Lo que se mantiene desde aquel 20 de octubre de 2010 es el ejemplo y la memoria de Mariano Ferreyra, un joven militante que abrazó la lucha de los trabajadores más desprotegidos. Si hay un homenaje vivo es el que pusieron en marcha los jóvenes estudiantes chilenos o en Catalunya contra la represión. Pero queda otro homenaje planteado: tomar las banderas que Mariano defendió y luchar denodadamente contra la precarización laboral.
TEMAS RELACIONADOS
Fuente: https://www.laizquierdadiario.com/Mariano-Ferreyra-a-9-anos-de-su-asesinato-la-vigencia-de-la-lucha-contra-la-precarizacion-laboral

Chile nos muestra que "para evitar que nuestras condiciones de vida sean aún más precarias, y para derrotar el paquetazo del FMI y del próximo Gobierno, que se viene en Argentina, los trabajadores ocupados y desocupados, los jóvenes, las mujeres, los estudiantes, deben salir a las calles ".

TOMAR LAS CALLES

Chile marca el camino: así se enfrentan los ajustes y tarifazos

Chile es el último de los países que se levantó contra los ajustes y tarifazos del Gobierno. Tan solo unos días antes, Ecuador se puso de pie para frenar el paquetazo del FMI. Así se lucha contra los ataques de los Gobiernos, los empresarios y los especuladores.
Sábado 19 de octubre
En solo cuatro días los estudiantes chilenos convirtieron la consigna "evasión masiva" en una verdadera rebelión para saltar los molinetes y no pagar el boleto del metro, que aumentó hace dos semanas. Primero fueron unos cientos, que a los pocos días se convirtieron en miles. El debilitado Gobierno de Piñera mandó a los Carabineros (Policía) a custodiar las estaciones, y el viernes decretó el estado de emergencia, después de haber descargado una represión brutal contra los estudiantes y pobladores que se manifestaban en las calles. Este sábado Santiago de Chile amaneció militarizada, pero se escuchan cacerolazos en todos los barrios, mientras que se preparan marchas y paros para el lunes.
Desde el jueves la situación se había tornado incontrolable para el Gobierno. Las imágenes de jóvenes tirando abajo las puertas del metro, saltando los molinetes, y exigiendo la derogación del aumento, que convirtió al pasaje en uno de los más caros de latinoamérica (unos 70 pesos argentinos), se viralizó en las redes y ganó simpatía entre todos los trabajadores y trabajadoras y el pueblo chileno.
No es la primera vez que los estudiantes irrumpen en la escena política nacional. Ya lo hicieron en forma masiva en 2006 y 2011, para reclamar la gratuidad de la educación, algo que choca de frente con la herencia privatizadora que dejó el pinochetismo, y fue avalada por todos los Gobiernos.
El reclamo actual contra el aumento del boleto encontró un apoyo inmediato en amplios sectores sociales porque el nivel de precarización laboral aumentó en los últimos años y casi la mitad de la población gana el salario mínimo, con el cuál se debe destinar al menos el 15% del sueldo para pagar el transporte.
Es por esto que el reclamo de los estudiantes se convirtió en una causa sentida por toda la población, y que se suma a otros reclamos históricos y recientes como el del fin del robo de las empresas de jubilación privada (AFP), el acceso efectivo a la educación gratuita, o la reducción de la jornada laboral a 40 horas semanales (un proyecto reciente que tiene gran apoyo popular, pero al que se oponen Piñera y los empresarios).
El apoyo hacia los estudiantes, como el rechazo a la represión y al estado de emergencia, con el que el Gobierno sacó a los militares a las calles por primera vez desde el pinochetismo, generó un odio que se expresó en manifestaciones callejeras el viernes por la noche y un cacerolazo masivo que volvió a sonar con fuerza este sábado en todos los barrios de Santiago.
Durante el fin de semana están realizando reuniones con sindicatos y organizaciones estudiantiles para preparar paros y acciones para el lunes, que empiecen con la demanda de poner fin al estado de emergencia y a la represión, pero con el objetivo de tirar abajo el aumento del transporte.
El ejemplo de lucha de los estudiantes y el pueblo de Chile es muy valioso como ejemplo de cómo enfrentar los ajustes, tarifazos y ataques que cada vez hunden más en la miseria y en la precarización laboral a millones de personas alrededor del mundo. No es el único ejemplo.
Hace tan solo una semana veíamos como tras doce días de movilizaciones, barricadas y una brutal represión con muertos, heridos y encarcelados, el pueblo ecuatoriano lograba torcerle el brazo al Gobierno para que derogue el paquetazo del FMI. Si bien las direcciones indígenas, que hegemonizaron el proceso, nuenca plantearon la caída de Moreno, y cuando ese reclamo se empezó a escuchar fuerte en las calles aceptaron la mesa de negociación, las jornadas de lucha que vivió Ecuador muestran de qué manera se le puede parar la mano al FMI.
Las movilizaciones contra los ajustes del FMI o contra los paquetazos que benefician a los especuladores y empresarios, al mismo tiempo que empobrecen a los trabajadores, trabajadoras, en particular a los más jóvenes y a las mujeres, se repiten en todo el mundo. Tan solo este año vimos la lucha de los Chalecos Amarillos en Francia contra el aumento del combustible, en Sudan, Egipto, Haití, o Costa Rica contra la miseria que generan los planes del FMI, en Irak contra las condiciones de vida ruinosas en la que vive la juventud después de años de ocupación imperialista, en Líbano contra un impuesto a los audios de WhatsApp, o en Puerto Rico contra la precarización de la vida, siendo ciudadanos de segunda como Estado libre asociado de Estados Unidos.
A estas luchas se suman el poderoso movimiento de mujeres, que irrumpió con fuerza en todo el mundo por sus derechos, y las multitudinarias marchas globales contra la crisis climática, que pelean entre otras cosas contra el fracking, la megaminería o los agrotóxicos.
Al igual que la lucha de los estudiantes y el pueblo chileno, muchos de estos procesos muestran de qué manera y porqué es necesario pelear para acabar con los ataques que sufren la juventud, las mujeres y la clase trabajadora, como así también los pobres de la ciudad y el campo.
En medio de este escenario, Argentina se dirige hacia una renegociación con el FMI de la deuda más alta que el organismo haya otorgado a algún país en toda su historia. Lo hace en medio de índices de inflación, pobreza y bajo crecimiento que son récord, y además con una megadevaluación que ha venido licuando los sueldos de los trabajadores hasta ubicar el salario medio entre uno de los más bajos del subcontinente.
El candidato del Frente de Todos, Alberto Fernandez, que se apresta a llevar adelante esa negociación bajo las exigencias del FMI, ya dejó en claro su consejo de que los manifestantes salgan de las calles. Al mismo tiempo que está buscando cerrar un pacto social con las direcciones sindicales traidoras junto a los empresarios, para congelar los salarios y evitar las huelgas durante al menos 180 días. Como lo hizo directamente, pidiendo a los trabajadores de Aerolineas que no hagan un paro, su objetivo es evitar que la gente salga a la calle mientras que pasa el ajuste que pide el FMI.
El ejemplo de Chile, y del resto de los países muestra todo lo contrario. Para evitar que nuestras condiciones de vida sean aún más precarias, y para derrotar el paquetazo del FMI y del próximo Gobierno, que se viene en Argentina, los trabajadores ocupados y desocupados, los jóvenes, las mujeres, los estudiantes, deben salir a las calles y seguir el camino de los estudiantes y el pueblo chileno. Ese es el camino de lucha que debería seguir la clase trabajadora de toda América Latina, que con su enorme fuerza social podría desarticular los ataques que se están tratando de pasar en toda la región.
Fuente: https://www.laizquierdadiario.com/Chile-marca-el-camino-asi-se-enfrentan-los-ajustes-y-tarifazos

"Consideremos que la totalidad de los pueblos indígenas del país están bajo ataque de los megaproyectos y de los programas asistenciales que se operan para individualizarlos y romper a las comunidades. Son proyectos que se dan a las personas o a las familias y no a las organizaciones o asambleas, y ante la precarización de la vida, dividen a las comunidades".

“Puede ser nuetra última batalla”

20 de octubre de 2019

Entrevista a Gloria Muñoz Ramirez, directora del medio de comunicación Desinformémonos, sobre “Derecho a réplica. Hablan los Pueblos”, documentales sobre los proyectos extractivos en zonas indígenas en México.

Por Jéssica Visotsky para ANRed.

J.V: Gloria, ¿nos quisieras contar un poco cómo nace este trabajo: “Derecho a réplica. Hablan los Pueblos”?
G.M.R: Nace con la propuesta de ver qué piensan las comunidades indígenas, los diferentes pueblos, naciones, tribus y barrios que serán afectados por tres megaproyectos sobre sus territorios, dos de ellos, el Tren Maya y el Corredor Interoceánico, ideados ó restablecidos por el actual Gobierno Federal encabezado por Andrés Manuel López Obrador. Y uno más que fue planteado por los gobiernos neoliberales, panistas y priistas anteriores, pero que no se había podido echar a andar por la resistencia de los pueblos nahuas de Morelos, Puebla y Tlaxcala, pero que en este sexenio se piensa operar. Se trata del Proyecto Integral Morelos, que contempla una termoeléctrica, un acueducto y un gasoducto.
Estos tres proyectos están planteados en zonas indígenas, y para echaarlos a andar se hicieron consultas que no siguieron los protocolos del Convenio 169 de la OIT. En ese contexto, el equipo de Desinformémonos queríamos saber qué se pensaba desde las comunidades sobre estos proyectos. Lo que hicimos un grupo de periodistas, fotógrafos y videoastas fue visitar 9 estados de la república, recorrer 40 comunidades indígenas, entrevistar a 116 personas representantes de 35 comunidades indígenas y ver que pensaban.
¿Derecho de réplica por qué?
En el actual sexenio se estableció una conferencia de prensa presidencial todos los días de 7 de la mañana a 9 de la mañana, lo que nos da un promedio de más de 200 conferencias de prensa, más de 21,000 minutos de flashes y micrófonos puestos a disposición de las figura presidencial. En todos estos minutos de tiempo aire no se ha contemplado en ningún momento la palabra de los indígenas que se oponen a estos proyectos. Y esto es sin tomar en cuenta tres informes de gobierno y las visitas del presidente a los diferentes estados en donde se implementan estos proyectos, y en donde nunca se ha reunido con ningún grupo, organización o colectivo indígena que se oponga.
Por eso decidimos voltear el micrófono y las cámaras e ir a buscar kas voces que no han sido contempladas. ¿Hay indígenas qué si están de acuerdo con los proyectos? Sí, sí los hay, pero nosotros nada más fuimos con quienes no lo están.
Se trata de un trabajo de campo sobre tres proyectos estratégicos del sexenio: El Tren Maya contemplado en cinco estados del sur de México: Quintana Roo, Yucatán, Campeche, Chiapas y Tabasco. Y del Proyecto Interoceánico qué es un corredor de Coatzacoalcos, Veracruz, a Salina Cruz, Oaxaca, que contempla 265 kilómetros, se conoce como la cintura de México porque es la parte más angosta del país para conectar el Océano Pacífico con el Atlánrico, y visceversa, y donde se planea un corredor industrial y comercial. Finalmente, el Proyecto Integral Morelos es un proyecto energético que fue concebido por el presidente panista (derecha) Felipe Calderón en el año 2011; fue construido casi en su totalidad por el presidente priista Enrique Peña Nieto, quien desde el principio se encontró con una oposición muy grande en los tres estados y optó por reprimirla. Los líderes fueron encarcelados pero no se rindieron  y junto, a la movilización social, ganaron amparos porque no había estudios de impacto ambiental; se habían saltado las consultas a las que tienen derecho todos los pueblos indígenas, en este caso pueblos nahuas, y el resultado fue que estaba parada la obra.
Llegó el sexenio de Andrés Manuel López Obrador y decidió poner a operar la termoeléctrica que la resistencia y los amparos mantenían parada. Y aquí hay que hacer un un apunte muy importante, pues en el 2014 Andrés Manuel visitó estás comunidades. Tenemos que tener en cuenta que Andrés Manuel llevaba 12 años de candidato a la presidencia, y en uno de sus actos de campaña visitó a las comunidades opositoras al Proyecto Integral Morelos y les dio todo su respaldo. Dijo que no era posible que ese proyecto siguiera sobre estas tierras y que la gente tenía todo su apoyo para que no se implementara. En las elecciones del 2018 estos pueblos votan por él porque les había prometido que el proyecto no se iba a echar a andar, pero en noviembre de 2018, ya como presidente electo, desechó su compromiso y anunció que era importante poenen a operar la termoeléctrica. Las comunidades por eso hablan de una traición. Al público de Argentina hay que explicarle que los pueblos de Morelos son herederos de la lucha por la tierra del general revolucionario Emiliano Zapata, no son cualquiera. En cada casa hay una carabina del abuelo, del bisabuelo, están los certificados que los avalan como herederos de Zapata, quien no es una tradición muerta sino una lucha viva por la tierra.
En este contexto, los herederos de Zapata declaran al presidente como persona non grata en el estado, justo cuando se conmemora el centenario del asesinato a traición de Emiliano Zapata.
Hay un momento álgido de esta lucha en febrero, pues pasan dos cosas: López Obrador anuncia una consulta que nada tiene que ver con la consulta mandatada por el Convenio 169 de la OIT respecto a las comunidades indígenas afectadas por cualquier proyecto en sus comunidades. A uno de los actos donde el presidente está anunciando la consulta, acude un grupo opositor que no tiene cabida entre sus invitados, se coloca hasta atrás y le empieza a gritar “Agua Sí, Termo No”, y él se enoja visiblemente y les grita “A ver radicales de izquierda, que para mí no son más que conservadores.
Uno de los indígenas nahuas que le gritaban ese día era Samir Flores Soberanes, uno de los iniciadores de la lucha contra el proyecto, quien diez días después de ese acto, fue asesinado en el patio de su casa.

El siguiente megaproyecto que cubrimos en “Derecho de réplica. Hablan los pueblos”, es el Tren Maya, que, lejos de ser un proyecto únicamente turístico, concectará todos los megaproyectos que ya existen en la Península de Yucatán, y que tienen que ver con la agroindustria, los parques de celdas fotovoltaicas, parques eólicos, mega granjas porcícolas y con una serie de proyectos que ya están implantados y que ya tienen un territorio devastado ¿Y qué hace el tren? Conectar todo esto porque también es un tren de carga, reconfigurar el territorio y crear una nueva territorialidad. Rogelio Pons, responsable del proyecto y del Fondo Nacional de Turismo(FONATUR), se atrevió a declarar lo siguiente: “Este es un proyecto que va a convenir a las comunidades porque hasta para pedir limosna les va a quedar cerca a los Indígenas”. Este es el país que les proponen, uno en el que tengan un tren que les quede cerca par “pedir limosna”.

Está también la folklorización de lo maya, siguen vendiendo a la cultura maya como la de los centros arqueológicos, la descubridora del cero, de los grandes avances en astrología y demás, pero no al maya actual, al que no está en los museos, al que está sembrando la tierra, al está produciendo y es parte de una cultura viva de la cual se están aprovechando incluso con una ceremonia para pedirle permiso a la Madre Tierra.
El tercer proyecto que tocamos en este trabajo en el Corredor Interocéanicoa, ideado en la cintura de México que recorre de Salina Cruz, Oaxaca, a Coatzacoalcos, Veracruz, y viceversa, con el fin de transportar mercancía hacia Asia, Europa y Estados Unidos. Un proyecto que viene desde hace más de un siglo y ha sido intentado por diferentes gobierno. El expresidente neoliberal Ernesto Zedillo diseñó un plan muy complejo y no lo pudo hacer por la oposición de los 15 pueblos indígenas afectados, las más de 500 comunidades que se encuentran a lo largo de 265 kilómterios.
Lo que hacemos en Desinformémonos es recoger las voces de algunos de los pueblos indígenas que se manifiestan en oposición a estos proyectos porque afecta su vida, su cultura, su territorio, su manera de relacionarse, su tejido comunitario, todo. Es muy difícil de entender la idea que los indígenas lo que quieres es seguir siendo lo que son, porque es más fácil verlos como pobres que no quieren seguir comiendo frijoles y tortillas, que quieren su milpa y prefieren ser obreros, trabajadores de la maquila o cargadores de maletas.
J.V: Ustedes se encontraron a lo largo de la filmación de estos documentales con los pueblos que se oponen, ¿cómo opera la cooptación de las comunidades, digo, pensado en el proyecto este “Sembrando vida” porque ahí está el problema, no?
G.M.R: Es una pregunta fundamental en estos momentos. Considero que la totalidad de los pueblos indígenas del país están bajo ataque de los megaproyectos y de los programas asistenciales que se operan para individualizarlos y romper a las comunidades. Son proyectos que se dan a las personas o a las familias y no a las organizaciones o asambleas, y ante la precarización de la vida, dividen a las comunidades, me atrevería a decir que de manera más grave que en otros sexenios, porque se multiplican estos programas.
J.V: ¿Querés contar en qué consiste el “Sembrando vida”?
G.M.R: El sembrando vida es un proyecto de este sexenio que consiste en el apoyo individual a los campesinos para que siembren arbolitos en dos hectáreas y media que, además, ya están sembradas, pero como para que puedan recibir 4500 pesos mensuales tienen que presentar terrenos limpios, lo que hacen es deforestar estas hectáreas, este bosque nativo o selva media, para poder acceder al recurso y plantan arbolitos que en muchos casos son ajenos a la región. Y que en caso de que se den, tardarán entre 5 y 10 año. No es “sembrando vida”, sino matando vida, literal, destruyendo vida.
J.V: Para terminar Gloria, no puedo dejar de preguntarte si siendo vos periodista y estando acá en México y viendo la realidad tan dura que viven aquí, como las desapariciones en México, te quería preguntar por el caso de las agresiones a los periodistas.
G.M.R: Estamos viviendo uno de los peores momentos para la prensa en México. Es una etapa negra que inició junto con la llamada guerra contra el narcotráfico, hace más de 12 años. México ocupa el primer lugar de todo el Continene Americano en agresiones a periodistas. Y el segundo o tercero en el mundo, solo por debajo de países en guerra abierta, como Afganistan o Siria, pero aquí supuestamente no hay guerra, aunque es claro que nosotros la vivimos todos los días. Y dentro de esta guerra, uno de los saldos son los periodistas muertos, amenazados, desplazados y desaparecidos. Y digo uno de los saldos, porque también tenemos que hablar del feminicio, de los asesinatos de migrantes y de defensores.
Recuerdo una actIvidad que realizamos un grupo de periodistas el último día del gobierno de Enrique Peña Nieto, para despedirlo con una protesta y reclamarle la impunidad. Según la organización Artículo 19, durante su sexenio asesinaron a 47 periodistas; mientras que en lo que va del actual sexenio, dependiendo las estadísticas que se consulten, se habla de entre 11 y 15 colegas asesinados, con un 100 por ciento de impunidad. No hay detenidos, o hay castigo nada, por eso pueden seguir matándonos.
J.V: ¿Y respecto de los índices y cifras sobre desapariciones y asesinatos desde el 2006 hasta ahora, desde lo que es la guerra contra el narcotráfico que se habla…? 
G.M.R: Hablamos de más de 40000 desaparecidos y 200000 asesinatos. De estos 40000 desaparecidos, los 43 de Ayotzinapa son los más nombrados, pero son 43 de 40000 y todos valen lo mismo.
El Gobierno de México ha puesto cifras al horror de las fosas clandestinas en el país y reveló que se han encontrado 4,974 cuerpos en más de 3 mil fosas en los últimos 13 años y medio. Son las cifras de la barbarie, en un país en el que se asesina a 10 mujeres al día.
J.V: ¿Es una guerra, un nuevo genocidio que están librando contra los pueblos? 
G.M.R: Quien no quiera ver una guerra, no quiere ver la realidad. Una guerra con varios frentes, siendo uno el de los pueblos indígenas. La indígena zapoteca Betina Cruz, de Juchitan, np dijo n este trabao “si no paramos esto, nos terminan. Puede ser nuestra última batalla”.

Más Noticias


Fuente: https://www.anred.org/2019/10/20/si-nos-ponen-estos-proyectos-nos-terminan-puede-ser-nuestra-ultima-batalla/

Chile en llamas: «feministas a las calles y a la huelga general»

Chile: ráfagas de ametralladora y cacería durante el toque de queda

sábado, 19 de octubre de 2019

Responsabilicemos a la "Usina del Pensamiento Nacional y Popular" que nos quiera convencer que los ecocidios-genocidios de Vaca Muerta son porvenir venturoso.

Una Vaca muy viva:
hidrocarburos en la era Fernández
19 de octubre de 2019
Por Carlos A. Villalba
 (Rebelión)


El futuro gobierno argentino, además del sustento que le den los votos que consigan Alberto Fernández y Cristina Kirchner en las elecciones del próximo domingo 27 de octubre y de la diferencia que logren sobre el derrotado oficialismo de Mauricio Macri, Elisa Carrió y Miguel Pichetto, se sostendrá en un fenomenal acuerdo inaugural entre distintos partidos políticos, centrales obreras, movimientos sociales, la inmensa mayoría de los gobernadores e intendentes argentinos, uniones patronales y de comercio, sectores agrarios, universitarios, religiosos.
Alrededor de ese núcleo policlasista y multisectorial, pocas veces alcanzado en la política local, sobrevolará -ya lo está haciendo- la presión de las representaciones de los sectores más poderosos y concentrados de la economía y las finanzas transnacionales, articulados con los operadores del mercado nacional.
Cuando más estratégicoy de importancia global es el áreade la que deberá ocuparse el nuevo gobierno, más fuertes son y serán las presiones, más duros los condicionamientos y más conspirativos los lobbies. Conforme avancen las políticas de redistribución con inclusión social, las corporaciones, la banca internacional y sus buitres, el complejo de poder estadounidense y sus aliados internos, más desestabilizadoras serán las presiones, y hasta podrán llegar a convertirse en destituyentes. Será un juego de tensión permanente.
En el centro de esa dinámica de intereses comerciales,soberanía, derechos laborales y de los pueblos originarios, necesidad de divisas, ambientalismo, federalismo, está y estará el mega yacimiento patagónico de hidrocarburos de Vaca Muerta, bajo el Lof de la comunidad mapuche Campo Maripe, con su reserva estimada en 16.000 millones de barriles.
Los cálculos sobre su potencialidad llevan al país hasta el segundo lugar mundial en recursos no convencionales y al cuarto en petróleo, y con la posibilidad de contribuir a la solución del permanente déficit de cuenta corriente y al consecuente camino de un desarrollo sustentable, productivo e inclusivo.
A partir de las leccioes internas del 11 de agosto, que quemaron etapas y convirtieron a la inminente “primera vuelta” electoral en la ronda definitiva que impulsará al candidato del Frente de Todxs hacia la Casa Rosada y, por lo tanto, hacia el mando de la botonera energética del país, los grupos de presión se expresaron, de manera directa pero a puertas cerradas, ante los equipos de Fernández.
Tambi´n, y era obvio, a través del alambique de los medios concentrados de comunicación que, ya convencidos de que no habrá revancha para su actual socio presidencial, le dan aire a las versiones que interesan a los pesos pesados de las trasnacionales del petróleo mundial.
El nuevo “relato energético” incluye, como en todos los temas, la construcción de “diferencias insolubles” en el seno de la alianza de Los Fernández, y la exageración sobre las visiones divergentes.
Las hay, tanto como lo permite la amplitud de la construcción que permitió derrotar a menos de cuatro años de su asunción al gobierno que causó mayor daño a la población en menos cantidad de tiempo, en base a la ejecución de un plan de negocios que se limitó, básicamente, a maximizar las gananciasde algunas franjas agroexportadoras y delsector financiero, y, precisamente, del energético.
Ese “antagonismo interno” es presentado como un enfrentamiento sin posibilidad de complementariedad dentro de un plan energético integral, que convierta al yacimiento en una herramienta estratégica de generación de divisas, para lo que se requiere la instalación de terminales de licuefacción del gascy, en paralelo, desarrolle el consumo interno, con ampliación del servicio de gas a los millones de argentinos que hoy carecen del mismo y abaratamiento de tarifas a través de la desdolarización de determinados tramos de la producción y la distribución.
Pareciera estar en lo cierto Mao Zedong cuando en agosto de 937 dijo sobre la contradiccón que “En el proceso de desarrollo de una cosa compleja hay muchas contradicciones y, de ellas, una es necesariamente la principal, cuya existencia y desarrollo determina o influye en la existencia y desarrollo de las demás contradicciones”.
Mao -cuyas prácticas y escritos fueron leídos en profundidad e incorporados a sus análisis por un lejano admirador argentino, el general Juan Domingo Perón. Mao, que logró que su país diera un salto desde el medioevo rural hasta el Siglo XX-, con la proclamación de la República Popular China el 1º de octubre de 1949, explicó que la contradicción es esencial a cada proceso y motor de las transformaciones ydistinguió entre las diferencias insalvables, de resolución prioritaria, y aquellas que son secundarias y tolerables en la coyuntura.
Lejos de Beijing, el yacimiento asentado en el subsuelo argentino de las provincias de Neuquén, Río Negro, La Pampa y Mendoza requiere de un desarrollo sostenido y sustentable que, en el marco de las necesidades del desarrollo socioeconómico general, contemple tanto los requerimientos internoscomo las posibilidades externas, por encima de los intereses de particulares, empresas o sectores y con YPF como actor principal del proceso.
Casting para una película compleja
La velocidad del crecimiento de la producción en Vaca Muerta de gas no convencional -incrustado en rocas sedimentarias a gran profundidad, pero de idénticas cualidades y aplicaciones en el mercado que el gas natural- fue de “fórmula 1“. En dos años pasó de cinco a 33 millones de metros cúbicos diarios. 
Cristina Kirchner rubricó el acuerdo entre YPF y la estadounidense Chevron en julio de 2013, destinado al desarrollo de la producción de hidrocarburos no convencionales en Vaca Muerta. En ese momento el macrismo se opuso, alegando la existencia de unas “cláusulas secretas” que olvidó al llegar a la Casa Rosada, desde donde intentó instalarse como padre de una criatura cuya evolución y horizonte zanja la mayoría de las grietas y sutura casi toda diferencia política.
Liberales y peronistas, privados y estados, Los Fernández y Pichetto, Techint de Paolo Rocca y la petrolera boutique Vista, de Miguel Galucci, todos acuerdan ante la fantasías de un horizonte sin ateos de 40.000 millones de dólares anuales en exportaciones para 2023.
Después de las elecciones internas de agosto y antes de las generales de octubre, los principales empresarios energéticos escucharon a Macri pero le hablaron a Fernández, tanto durante la IV jornada de la Asociación Empresaria Argentina (AEA) como en la Exposición Oil & Gas, desarrollada en el predio de Asocación Rural.
Enfatizaron sobre las dificultades de la coyuntura generada por el congelamiento por 90 días del precio del crudo dispuesto por el gobierno derrotado que, días después, permitió nuevos aumentos.
Mirando al 10 de diciembre, fecha de la entrega del gobierno, ya plantaron su pliego de condiciones, sin las cuales, a su juicio, no se podría desarrollar Vaca Muerta. La primera apunta al establecimiento de un “marco jurídico adecuado y estable”, que revestiría características especiales y debería tener fuerza de Ley.
A renglón seguido, reclamaron de las futuras autoridades nacionales una serie de inversiones específicas lideradas por la construcción del gasoducto Neuquén-San Nicolás y la planta de licuefacción en Bahía Blanca; en conjunto suman alrededor de 7.000 millones de dólares. Ambas apuntan a uno de los términos de aquella contradicción que Fernández tendrá que saldar, el de la exportación de gas natural licuado (GNL) a gran escala.
Sin dar puntada sin hilo, Techint es la más interesada en la construcción del ducto, no solo porque le permitiría evacuar una mayor cantidad de gas de Fortín de Piedra, su yacimiento estrella, sino porque el grupo está interesado en quedarse con la ejecución de la obra, apoyado en su liderazgo en la construcción de gasoductos.
De esos encuentros participaron representantes de pulpos energéticos como Exxon, Shell , Pampa Energía o Pan American Energy Group, cuyos gerentes redactaron una serie de memos que hicieron llegar a los representantes de Alberto Fernández para luego dejar trascender desde los diarios de mayor poder de agenda nacional que su propuesta se convertirá en una ley “para garantizar la inversión y el negocio petrolero en el mega-yacimiento”.
Y señalaron que su texto “estaría en línea con los reclamos y propuestas de los inversores externos” y establecería “beneficios fiscales para atraer la inversión privada”.
El representante de Yacimientos Petrolíferos Fiscales, la empresa supuestamente “de bandera” argentina, Daniel González, también intervino activamente de las reuniones, pero se comportó como un “privado” más y fue parte de los movimientos de presión sobre las autoridades venideras.
Aseguró que “hoy tenemos un atraso del 20% de los combustibles y del precio del petróleo, comparados con parámetros internacionales”. El CEO de la YPF macrista se desempeñó durante 14 años en el banco de inversión estadounidense Merrill Lynch & Co, que necesitó un salvataje de 44.000 millones de dólares en 2008 ante la crisis de las hipotecas de baja calificación.
También fue jefe de Planeamiento Financiero y Relaciones con Inversores de Transportadora de Gas del Sur S.A. (TGS) actualmente controlada por la Compañía de Inversiones de Energía S.A. y Pampa Energía S.A, cuyo presidente es el empresario Marcelo Mindlin, en cuyas manos el presidente Mauricio Macri descargó parte de las empresas de su grupo.
Una boutique de peso petrolero
Los directivos de la cadena Bloomberg Televisión, que dice llegar a más de 310 millones de hogares y pertenece a la compañía estadounidense de software financiero, datos y noticias, con una facturación anual cercana a 10 mil millones de dólares deben haberse sorprendido al escuchar al dueño de CEO de la petrolera Vista Oil & Gas, a quien entrevistaron a orillas del Río Limay en la, para ellos, lejanísima Neuquén decir que “si Cristina Kirchner es elegida como vicepresidenta, con Vaca Muerta hará lo necesario para continuar con lo que venimos haciendo y va a acelerarlo”.
Quien así reaccionó, tras el triunfo electoral de la fórmula en la que la ex mandataria acompaña a su homónimo Alberto, fue el ex presidente de YPF, Miguel Galuccio, ahora dedicado al desarrollo de su propia petrolera. Cuando asumió la conducción de la empresa nacional ya tenía la mira dirigida hacia Vaca Muerta, convenció a la entonces mandataria de la importancia del yacimiento y de su explotación. Logró que firmara el decreto que posibilitó el comienzo de los trabajos en el yacimiento, en alianza con la multinacional Chevron. 
El ingeniero definió a Vaca Muerta como “la mayor oportunidad que tiene la Argentina” y afirmó que “lo que está en juego (…) puede cambiar la economía del país radicalmente, y puede cambiar la vida de la gente. Si logramos un desarrollo pleno estoy seguro de que podremos duplicar los ingresos que generan otras industrias, como por ejemplo el agro”. Número más, número menos, el mismo cálculo hacen los asesores de los Fernández, Alberto o Cristina.
Vista aspira a generar 65 mil barriles por día en tres años. Con otras diez empresas de tamaño medio como ella, se estarían produciendo divisas por los mismos 19.000 millones de dólares que genera el conjunto del complejo sojero. Y eso sin contar que, en el desierto patagónico, ya plantaron sus botas gigantes como Chevron, Shell, Petronas, Total, Statoil, Exxonmobil y Wintershall, además de las argentinas Pan American Energy y Tecpetrol.
Galuccio considera que YPF, a la que pertenece un 40 % del yacimiento, podría generar 15 mil millones de dólares en exportaciones en 2023, y el conjunto impulsaría la creación de 500 mil puestos directos o indirectos de trabajo. Esos datos se los habría dado a Cristina, junto a la recomendación de derogar de manera urgente el DNU macrista que congeló parcialmente los precios y paralizó buena parte de las operaciones en el lugar.
El petrolero de 51 años tiene banca entre quienes a buscan candidatos para la nueva YPF. Entre ellos el líder del gremio petrolero y senador nacional neuquino Guillermo Pereyra, quien pidió que vuelva a la conducción de la empresa.
Seguramente alertado de que “no desea formar parte del próximo gobierno”, también destacó la tarea de uno de los vicepresidentes de aquella gestión-a quien, antes, había descalificado y hasta tildado de “nazi”-, Jesús Grande, actual gerente de San Antonio, la mayor perforadora de la Argentina, líder en procesos de optimización de pozos de petróleo y gas.
Hay equipo
Mientras unos y otros intentan su juego, quienes van a gobernar arman el rompecabezas con paciencia. Las contradicciones que las lupas informativas buscan día y noche, en realidad son diferencias de especialidades y perfiles de los componentes del numeroso equipo económico que armó Fernández y que apunta a encarar con especificidad cada una de las problemáticas que afronta el país que va a recibir dentro de un mes y medio. El área energética es una extensión de dicho enfoque.
El futuro mandatario manifiesta una y otra vez que aprendió del economista Roberto Lavagna -y aprovecha para endulzarle el oído a quien ya dijo que no aceptará convite ministerial alguno, además de haber demostrado en el debate televisivo que no está para trotes de semejante porte- que es necesario un ministro de Economía “fuerte, que pueda resolver y pueda decidir”.
El papel, hasta el momento, lo está jugando Matías Kulfas, quien organiza el complejo discurso económico y aclara cuestiones relacionadas con la energía.
Entre lo poco que trasciende del trabajo de los verdaderos equipos de gestión presidencial, una de las perlas fue su respuesta sobre el congelamiento de los precios de la energía. Sin elipsis se atrevió a manifestar que es necesario “pesificar” parte de los componentes de la tarifa, al mismo tiempo que otras de las variables deben “tener resguardo”. 

Esquivando el antagonismo de los sectores habló de “un equilibrio adecuado” entre el desarrollo de Vaca Muerta, que necesita determinados “incentivos” y las tarifas que van a pagar los hogares.
De ese modo aludió a la forma de encarar la “transición” que, en un tiempo que considera “no muy largo” y en base al aumento de la producción, dejaría lugar a la baja de tarifas que actualmente asfixian a las empresas y, sobre todo, destruyen la economía de las familias. Ese primer tramo incluye el fortalecimiento de la “tarifa social” y la creación de herramientas que mejoren la posición de los sectores medios ante el consumo.
Este conjunto de elementos, necesita de un andamiaje formal, al momento a cargo de Guillermo Nielsen, encargado de recolectar inquietudes empresariales y, sobre todo, de analizar los mecanismos impositivos que pongan a Vaca Muerta y las demás formaciones no convencionales a escala tributaria y regulatoria con las gigantescas formaciones estadounidenses de Marcellus, Utica y Permian.
Ese “régimen tributario especial” apunta a la meta de aquellos 40.000 millones de dólares anuales para 2023 de la que también habla Gallucio y de la que no todos los especialistas están convencidos, por considerar que el volumen de exportación sería “exagerado”.
En la misma línea de pensamiento se instala Sergio Lanziani, el ingeniero nuclear que es
mi­nis­tro de Ener­gía de la provincia de Mi­sio­nes y, por afinidad, aparece como candidato a la misma cartera en el ámbito nacional. Entusiasmado con las posibilidades futuras, es otro de quienes afirman que "el potencial exportador de Vaca Muerta podría igualar al complejo agroexportador".
Sin embargo, advierte que "no se puede desarrollar esta faceta sin resolver la cuestión nacional" y remarca que "para salir de la crisis hay que iniciar un ciclo de crecimiento económico que no puede darse con tarifas en dólares, mientras que los usuarios ganan en pesos".
Apunta a la elaboración de un plan energético que surja, al igual que el productivo de “un gran acuerdo nacional entre todos los sectores de la energía”, con inclusión de trabajadores, empresas, usuarios y Estado, "un proyecto a 20 años consensuado y respetado por todos".
Junto a la preocupación por la generación de las divisas que necesita un país industrialmente paralizado y endeudado por la alianza neoliberal Cambiemos hasta el riesgoso 100% de su Producto Bruto Interno, los técnicos y profesionales de Todxs también apuntan a laampliación del consumo interno y el abaratamiento de las tarifas.
En ese sentido, director del Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo (Oetec), Federico Bernal, mencionado como potencial funcionario de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, según reza la propia página de su organización, se muestra como uno de los más sólidos defensores de la prioridad que Vaca Muerta debería darle al mercado interno.
Señala que si la producción se enfoca en las exportaciones, “el precio local queda igualado al internacional y resulta impagable”, motivo por el cual es necesario combinar la demanda interna con la regional y la externa, a través de su industrialización, tomando el modelo estadounidense que logró “una revolución” en los sectores de la petroquímica y la química. 

Un tesoro flexibilizado
El mapa no termina en esos límites, existen otras fronteras cuyos pasos habrá que analizar con cuidado.
La extracción no convencional en Argentina tuvo un tibio arranque en 2010 en el yacimiento Loma Campana, también comprendido por la inmensa Vaca Muerta. Sin embargo, el salto de la explotación se dio recién a partir de 2012, con la renacionalización de YPF decidida por el gobierno de Cristina Kirchner.
La “iniciativa privada” no apostó al salto, sujeta a su concepción de inversión mínima con retorno rápido y, es sabido, la fase de cateo, exploración y experimentación, es la que implica máxima inversión sin ganancias, que recién aparecen en los momentos de distribución, destilación o licuefacción y venta de los productos.
Por el contrario, la visión estratégica del Estado y el cumplimiento de sus deberes, permitió el desarrollo de nuevas tecnologías, abaratamiento del proceso extractivo y la consecuente expansión de la producción de crudo. A partir de ese momento sí, los tiburones internacionales del petróleo le pusieron el ojo a la “niña bonita” de la Patagonia argentina.
El trabajo de YPF posibilitó que el costo de perforación experimental de un pozo en Vaca Muerta se redujese de 40 millones a menos de 10 millones de dólares en la actualidad; en la etapa de explotación masiva cayó de 16,5 millones de dólares en 2014 a menos de 10 dos años después.
En simultáneo, en 2014 se tardaban 41 días para armar un pozo horizontal, en 2016 tres jornadas menos y en la actualidad, en base al trabajo de investigación e innovación de la sociedad del Estado, el tiempo de perforación se redujo a 25 días y medio.
No conformes con el “ahorro” que les permitió el compromiso de la gestión anterior, presionaron también por la “reducción del costo laboral”, a través de la flexibilización de los contratos de trabajo, para lo que contaron con el apoyo del poderoso secretario general del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa desde 1984, el mencionado Guillermo Pereyra, también senador nacional por el Movimiento Popular Neuquino.
Los flujos y contraflujos laborales que generaron los cambios del precio del petróleo –aunque no del gas-, con las consecuentes contrataciones y despidos de trabajadores, influyeron en la brusca flexibilización del convenio colectivo del sector, a través de una “adenda” al acuerdo básico que, en realidad, genera un modelo contractual flexible, con derechos recortados y exigencias ampliadas.
El formato impuesto a los petroleros de Río Negro, Neuquén y La Pampa en 2017 es “a plazo determinado”, por lo tanto, en caso de suspensión o cancelación del mismo, la relación laboral se dará por terminada.
Las variaciones de las actividades de los operarios no son consideradas “cambios de categoría” y están obligados a aceptar todo tipo de rotación de sus tareas; las cuadrillas deben trabajar aun cuando falte algún integrante y se acepta la reducción de personal por incorporación de tecnologías.
Los turnos son de 12 horas sin cobro de las de descanso, ni pago de las “horas taxi"; las operaciones de montaje y desmontaje de equipos y acondicionamiento de cargas se podrán realizar de noche y los equipos que no requieren de enganchador no tienen limitaciones para operar con viento y los que necesitan sujeción tendrán que actuar hasta con vientos de 60 km/h (el doble de máxima con la que se trabajaba en la cuenca neuquina).
Para Pereyra, la imposición de estos cambios no constituye una “flexibilización” laboral. Para el presidente Mauricio Macri constituye un avance auspicioso hacia el modelo contractual que defienden las grandes corporaciones económicas y el propio Fondo Monetario Internacional.
Para los trabajadores implica pérdida de derechos, disminución de sus ingresos y, lo irrecuperable, la muerte de ocho operarios en 20 meses, solo en la cuenca neuquina, muy por encima del fatídico índice histórico de 100 decesos en 20 años, y del pico nacional de 2006 con 13 muertes en todo el país.

Ahí vienen los chinos 
Aquel dirigente gigante muerto a los 83 años en 1976 , alcanzó a ver a su país convertido en una potencia y con los cimientos instalados para constituir la superpotencia que es en la actualidad, a punto de ser la primera economía global.
La estrategia de despliegue de sus sucesores, orientada a multiplicar las relaciones comerciales y generar mayores oportunidades para incrementar sus importaciones desde los cinco continentes hacia un mercado interno ávido de consumos, sobre todo alimentarios, explican el interés chino en la construcción de una red de infraestructuras y comunicaciones que le sirvan de plataforma de cooperación económica.
Su gobierno facilita el desarrollo de esas obrasque, a su vez, servirán para la elaboración de productos que consumirán sus casi 1.400 millones de habitantes. A esa red llaman “La Nueva Ruta de la Seda”, la del Siglo XXI.
En la Argentina invirtieron en las represas santacruceñas Cepernic y Kirchner, destinadas a producir energía que consume tanto el agro como las industrias. Les interesa Vaca Muerta, porque ese gas y ese petróleo no convencionales también abastecerán a la producción local y la abaratarán; además de ser exportados.
Las versiones hablan de una propuesta de inversión china de 70.000 millones de dólares. Los multiplicadores de los rumores que anidan cerca de Donald Trump sostienen que Estados Unidos condicionaría el apoyo a la negociación de la deuda externa por parte del gobierno de los Fernández -ya comprometido- a que le cierren las puertas a Beijing. También reclaman un candado para el desembarco de Rusia.
Ambas potencias constituyen una carta en la manga de la administración venidera, tanto como inversores alternativos como en el papel de factores de presión ante quienes creen que Sudamérica vuelve a ser un patio trasero para sus negocios.
Aquel lector argentino de Mao llamado Perón tuvo una consideración para esa antigua concepción de Washington, la de que si los latinoamericanos no se unían, serían dominados. Pasó el año 2000 al que él aludió, pero el calendario de la Historia no conoce de límites formales; del mismo modo que, en base a la decisión de los pueblos, genera reflujos que reinstalan a los países y las regiones al frente de la defensa de sus intereses.
Una vez más, los hechos mostrarán cuál de todas las contradicciones será considerada como principal; ahora por un gobierno que todavía no nació y ya encara las herramientas con las que enfrentará semejante cantidad de factores, derechos e intereses.
Carlos A. Villalba. Periodista y Psicólogo argentino. Investigador asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (http://estrategia.la/). Miembro de La Usina del Pensamiento Nacional y Popular (http://www.usinadelpensamientonacional.com.ar)
Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=261590


Aclaremos: "La pobreza estructural no es solo un problema argentino, es global. Más de 820 millones de personas pasan hambre todos los días en el mundo. Según la Unicef uno de cada tres niños está desnutrido o sufre de sobrepeso". Responsabilicemos al capitalismo.

¿Es la pobreza 

el verdadero problema?

19 de octubre de 2019

El «problema» no es la pobreza sino la riqueza, que para concentrarse necesita expandir la pobreza. Si no se comprende esta lógica del capital no hay forma de resolver el «problema de la pobreza».

Por Eduardo Lucita.
Los datos oficiales muestran el crecimiento de la pobreza y asociada a ella el fuerte endeudamiento de las familias. Si se lo analiza en un período mayor surge el carácter crónico ligado a la lógica de la acumulación del capital en este período histórico.
Periódicamente el sistema estadístico oficial nos brinda datos de la actividad económica (evolución del PBI, salarios e ingresos populares, desempleo, inflación) que muestran una fuerte correlación con la pobreza (medida por ingresos) y ahora con el endeudamiento familiar.
Pobreza en ascenso
Los datos del Indec correspondientes al primer semestre de este año arrojan que la pobreza llegó al 35,4% y la indigencia al 7,7%. Proyecciones hechas al tercer trimestre muestran que la tasa de pobreza sería del 36,7% y la de indigencia del 8,3% (16,5 y 3,7 millones de personas respectivamente). Si se estiran estas proyecciones al 31 de diciembre de este año la pobreza rondaría el 40%.
Todo es resultado del derrumbe de la actividad económica, de un promedio de caída del 20% en los salarios reales y jubilaciones y unas tasas de desempleo y subempleo que afectan a más del 20% de la población económicamente activa.
Si se relaciona el ingreso promedio de los hogares (siempre al primer semestre) con el costo de las Canastas Básicas Alimentaria y Total la brecha es del orden del 39% y 37% respectivamente. Esta brecha, que tiende a agrandarse al paso de los meses porque el costo de los alimentos crecen más que el promedio y salarios y jubilaciones lo hacen muy por debajo, explica cómo el crecimiento de la pobreza y la indigencia se está nutriendo de sectores de clases media y media baja (medidos por ingresos).
A pura deuda
Una de las consecuencias de este crecimiento de la pobreza y de la brecha entre ingresos y gastos es el endeudamiento de la familias. Según el informe Estabilidad Financiera que dio a conocer recientemente el Banco Central, el nivel de endeudamiento de los hogares es el más elevado desde el 2005. A mediados de este año el nivel de endeudamiento era en promedio de 2,4 salarios netos, mientras que en 2005 alcanzaba a solo 1,8 salarios. Si entre 2016 y 2018 el crédito crecía bajo las formas de préstamos hipotecarios o prendarios (compra de viviendas, equipamientos del hogar, refacciones) ahora lo hace por el uso de tarjetas o créditos personales (destinados más al pago de tarifas y a los consumos para la vida cotidiana, alimentación, higiene personal, limpieza del hogar). Esto se da en clientes de bancos que tienen un empleo formal pero que sus ingresos ya no le alcanzan para cubrir los gastos corrientes de una familia tipo. El diario Clarín del viernes pasado tituló una de sus notas «Se piden más micropréstamos para pagar deuda y llegar a fin de mes».
Si se analiza la información según los estratos de ingresos familiares el mayor nivel de endeudamiento se encuentra en el primer decil (el 10% más pobre) alcanza al 46,7% de sus ingresos (33,9% en 2016) mientras que en el último decil (el 10% más rico) el endeudamiento es de solo 25,7% (20,1% en 2016). Para completar el cuadro: la tasa de morosidad de los préstamos para consumo está en el 5,4% mientras que en 2015 era de solo 2,1%.
Pero esta información está centrada en los créditos formales que se registran en bancos y otras instituciones financieras. Dirigentes de organizaciones sociales señalan que en los barrios de ingresos medios y bajos hay un circuito financiero que comienza por la tarjeta de crédito y el pago mínimo, cuando esto ya no es posible se recurre a la financiera del barrio, cuando este crédito llegó al límite al usurero y finalmente se cae en el dealer de la zona, el que coordina la venta de drogas al menudeo, y que siempre dispone de efectivo para prestar por día. Es obvio que en cada instancia de este circuito el costo de financiamiento crece en proporciones más que usurarias. Consolidando unos niveles de pobreza de los cuales es difícil salir. «La pobreza que más se reproduce y cuesta bajar», tituló La Nación días atrás.
Un problema global
Muchos analistas del tema asignan los actuales niveles de pobreza al desastre económico del gobierno de Macri, mientras que otros lo ubican en los últimos 8 años, en que la economía se estancó. Sin embargo si se analiza un período histórico más extenso, últimas tres décadas por ejemplo, la tasa de pobreza según ingresos promedia el 25%. Algunos estudios llegaron a la conclusión de que si la economía argentina lograra crecer al 3% acumulativo durante 5 años, la tasa de pobreza podría reducirse al 20%, pero que este sería un piso duro de perforar.
En 1974 se la estimaba en un 4%, a fines de esa década llegó al 7%. En 1989 con la hiperinflación bajo el gobierno de Alfonsín llegó al 47%, luego de 8 años de gobierno de Menem bajó al 27%, llegó al 54% con el estallido de la Convertibilidad con de la Rúa y luego de 12 años de gobiernos Kirchner bajó al 29%. Se estima que a fin del gobierno de Macri rondará el 40%.
La pobreza estructural no es solo un problema argentino, es global. Más de 820 millones de personas pasan hambre todos los días en el mundo. Según la Unicef uno de cada tres niños está desnutrido o sufre de sobrepeso.
¿Y la riqueza?
La conclusión es obvia: la pobreza es un problema crónico, estructural, que no se resuelve solo con una mejor distribución de los ingresos. Incluso en los períodos en que la pobreza bajó, creció la brecha de desigualdad social; esto fue común a la mayoría de los gobiernos progres de la región. Es que la tasa de acumulación en la parte superior de la pirámide social es mayor que la tasa de crecimiento de los ingresos en la base inferior.
Pero en este tiempo las desigualdades sociales, necesarias para la acumulación del capital, se han acrecentado a partir de la salida de la crisis capitalista mundial de los años ’70 del siglo pasado bajo la hegemonía del capital financiero. El «problema» no es precisamente la pobreza sino la riqueza, que para concentrarse necesita de la expansión de la pobreza. Si no se comprende esta lógica del capital no hay forma de resolver el «problema de la pobreza».
Eduardo Lucita, integrante del colectivo EDI (Economistas de Izquierda).

Más Noticias

Fuente: https://www.anred.org/2019/10/19/es-la-pobreza-el-verdadero-problema/