sábado, 14 de septiembre de 2019

“Nosotros no planteamos nada nuevo. Estamos en contra del capitalismo, que es la expresión de la dominación. Los gobiernos de turno no nos interesan, estamos en contra del sistema mismo, si este sistema no nos deja vivir en nuestros territorios como nación. Como era al principio. Claro que los tiempos no son los mismos y lo que estamos viviendo ahora es una etapa intermedia, donde las comunidades no viven ni como vivíamos en nuestros orígenes ni como vive el mundo occidental. Pero queremos luchar para volver a esa forma de vida original Mapuche. Buscamos nuestros planteos con nuestra lógica. El sistema se construyó como resultado de un proceso revolucionario, de hecho el capitalismo actual se generó a partir de la revolución francesa y los grandes cambios se dieron con revoluciones de igual manera. Y eso es el ejemplo de que las revoluciones funcionan y sirven. Nosotros estamos planteando una nueva revolución contra este sistema.”

La vida enjaulada por un ideal

14 de septiembre de 2019

“La lucha mapuche continuará, la lucha que siempre hemos planteado”, así nos habla el Lonko Facundo Jones Huala cuando nos recibe en la cárcel de la ciudad de Temuco, distante a casi 700 kilómetros de Santiago de Chile. 

 

Entrevista de Antimafia Dos Mil y Our Voice al Lonko Facundo Jones Huala en el Penal de Temuco, Chile.

“Con qué ley me juzgaron, por culpable de qué
de ser libre en mi tierra, o ser indio tal vez,
qué conquista festejan, que no puedo entender” 
Nos recibe porque gestionamos la entrevista con anticipación, cumpliendo con todos los protocolos y las formalidades de rigor para encontrarlo, pero no tenemos autorización ni para grabar en audio el encuentro ni tampoco para registrarlo gráficamente. Un encuentro exclusivo con Antimafia Dos Mil y el Movimiento Our Voice. Un encuentro que demandó cuatro horas y que nos permitió profundizar en los aspectos más salientes y poco conocidos de la lucha de las comunidades mapuches de Argentina y de Chile, la historia política de ambos países y las principales problemáticas actuales de los territorios, entre otras cosas.
Un encuentro en un escenario de encierro. Un encierro después de haber sido condenado a 9 años de prisión (6 por incendio y 3 por portación de armas)*. Un encierro que para él no ha sido obstáculo para su militancia. Una militancia ancestral (y de hoy) que compartió con nosotros, en una muy prolija sala de visita que inesperadamente nos reservaron para el encuentro. Un encuentro que nos atrevemos a decir que fue esperanzador en el sentido de la divulgación y la expansión de las ideas, la metodología y la esencia de la causa mapuche en ambos lados de la cordillera andina, después de recibir tanta manipulación por los medios hegemónicos de comunicación. Un encuentro enriquecedor y de alto valor testimonial.
A poco de internarnos en las instalaciones carcelarias, donde los enrejados y la presencia policial nos dan una clara idea de que estamos en las entrañas de una cárcel de mediana seguridad (en la que se encuentran recluidos delincuentes comunes, muchos de ellos con cadena perpetua, y nueve presos políticos mapuches: cuatro condenados y cinco imputados), la guardia que nos ha sido asignada nos lleva a una sala en la que hay una mesa con sillas. Tras unos minutos de espera vemos ingresar a Facundo, luciendo su inconfundible vincha azul, que lo distingue como Lonko. Trae en ambas manos dos enormes bolsos. Los deja en el suelo y nos abraza con el saludo mapuche “Mari Mari”. Después, gira sobre sí mismo y comienza a hurguetear en las bolsas: saca dos frazadas y saca un termo y una vasija a modo de mate. Nosotros le entregamos una bolsa con queso, panes, fiambre y un paquete de yerba. Agradece nuestro regalo y nos brinda hospitalidad (la hospitalidad entre comillas que un preso puede brindar a la visita, en un establecimiento carcelario). Los minutos siguientes se transformaron en horas.
Facundo Jones Huala, el Lonko (autoridad política y espiritual) de la Lof en Resistencia de Cushamen, de la provincia de Chubut en Argentina, tiene muy buen aspecto físico; tiene muy buen semblante, y tiene muy buen ánimo. Quedaron atrás los días en que su salud estuvo seriamente comprometida debido a la prisión, a la constante persecución y a las huelgas de hambre que llevó adelante en protesta por su injusto procesamiento y en favor de su causa. En sus palabras se siente su amistad, su calidad humana. Comparte con nosotros el mate, el fiambre, el queso y los panes. Comparte con nosotros su historia de luchador por la recuperación de las tierras usurpadas por el hombre blanco argentino y chileno. Nos confidencia vivencias de su infancia y de su juventud. Vivimos un encuentro ausente de formalismos y que es extremadamente distendido y tan cautivador, que ninguno de nosotros advertimos el avance de las horas. Afuera del salón, entretanto, la rutina carcelaria siguió su curso. Una rutina que incluyó la alarma general por el intento de fuga de un detenido. Un episodio que felizmente no tuvo mayores consecuencias, aunque desde el lugar en el que nos encontrábamos pudimos observar corridas y movimientos de funcionarios para recapturar a la presa.
“Acá estoy hace un año. Yo estaba en Valdivia donde el régimen de prisión es mucho más duro y por eso pedí el traslado a este penal, donde las condiciones de vida son mucho mejores. Hoy, para la visita de ustedes pensé que nos iban a llevar a un sector con pocas comodidades, por eso traje frazadas para darles un poco de confort. Pero felizmente eso no ocurrió”.

-Estás condenado, preso… pero ¿la lucha mapuche continúa, no?
“La lucha mapuche continúa y continuará, es la lucha que nos hemos planteado desde siempre. Hay que entender nuestra lucha en Argentina y en Chile con un neoliberalismo tremendo y transnacionales que nos están matando. Estamos en una urgencia. Pero esto viene desde mucho antes, desde “La conquista del desierto” que hizo Roca junto con la familia Bullrich. En aquellos años Adolfo Jorge Bullrich era intendente de la ciudad de Buenos Aires. Y con la ayuda de los ingleses que le dan armas y dinero a cambio de tierras en nuestros territorios, producen la masacre más grande. Mismas tierras que después prácticamente regalan en el 92’ con Menem como presidente. En este proceso podemos encontrar una estrecha relación con las familias del jefe de Gabinete de Ministros de la Nación Argentina, Marcos Peña y el actual Secretario de Política Económica del Ministerio de Hacienda de la Nación, Miguel Braun. Pero la verdad es que esas tierras robadas por los Estados nunca dejaron de ser nuestras.”
“En Chile, por lo menos hubo un mínimo reconocimiento y devolución de tierras, aunque la persecución se da de igual manera. En la presidencia de Salvador Allende, dentro del proceso de reforma agraria vivimos devoluciones de tierras. De Allende no tenemos nada para decir, desde un punto de vista negativo. Y después del 11 de setiembre los peñis pelearon contra la dictadura. Sin embargo, el mismo Pinochet, también devolvió tierras. Pero en Argentina nada, ni en dictadura ni en democracia. Ni con Perón. Entonces en materia de devolución de tierras hay diferencias muy marcadas entre Chile y Argentina. En la región de la PuelMapu, de Argentina, fuimos abandonados. Y no es por una diferencia de presencia. Solo en la Lof Cushamen hay unos 7.000 mapuches. Solo en las zonas de Esquel, Bariloche y Chubut. Nucleados por otros Lonkos también”.
En ese confortable salón parecíamos estar en una isla solitaria. Aislados por una puerta vidriada (que circunstancialmente nos permitía visualizar policías, abogados y presos) nuestro diálogo se hizo mucho más distendido.
Y cuando Facundo Jones Huala demostró interés por el Movimiento Our Voice, recibió todas las respuestas habidas y por haber, con la misma sinceridad con la que nos historió su vida de Lonko.
“No me gusta ser líder, no me gusta ser caudillo, pero ser Lonko es una realidad que no puedo eludir. Uno es hijo de su propia historia, de su propia cultura. Una sumatoria de situaciones me llevaron a ser Lonko, a la edad de 22 años. Yo ahora tengo 33 años. Solo quería ser un weichafe (un guerrero). Pero ahora soy un Lonko.”
-¿La espiritualidad tiene un estrecho vínculo con el rol de Lonko?
“Mucho que ver. El Lonko recibe la fuerza espiritual y actúa en base a la fuerza espiritual. Porque es una misión espiritual”.
“Nosotros soñamos con un proceso de liberación nacional. En Chile hay mapuches universitarios, son pocos, pero hay. Los mapuches son en su mayoría, peones, albañiles. Yo mismo no he terminado la secundaria, pero me formé como autodidacta. Nací en Bariloche, mi padre trabajaba en el rubro de los caballos. Después, nos fuimos cerca de la ciudad de Comodoro Rivadavia. A mis siete, ocho años yo vendía alfalfa que mi padre sembraba en un stud. Y hasta llegue a trabajar de caddie en un campo de golf. Y allí me fui plegando a las diferentes luchas de la ciudad y además fui participando de los ceremoniales de la comunidad. En aquellos tiempos la RAM (Resistencia Ancestral Mapuche) ya existía. Y quiero decir, que en Argentina el kirchenismo nos atacaba, nos tiroteaba cuando luchábamos por la devolución de nuestros territorios, como también ahora nos dispara el macrismo. Pero lamentablemente muchos integrantes de nuestras comunidades han sido coptados, han sido colonizados por grupos políticos y politizaron sus luchas, vendiéndose a las políticas del winka. Producto muchas veces del embrutecimiento de las comunidades”.
“Nosotros no planteamos nada nuevo. Estamos en contra del capitalismo, que es la expresión de la dominación. Los gobiernos de turno no nos interesan, estamos en contra del sistema mismo, si este sistema no nos deja vivir en nuestros territorios como nación. Como era al principio. Claro que los tiempos no son los mismos y lo que estamos viviendo ahora es una etapa intermedia, donde las comunidades no viven ni como vivíamos en nuestros orígenes ni como vive el mundo occidental. Pero queremos luchar para volver a esa forma de vida original Mapuche. Buscamos nuestros planteos con nuestra lógica. El sistema se construyó como resultado de un proceso revolucionario, de hecho el capitalismo actual se generó a partir de la revolución francesa y los grandes cambios se dieron con revoluciones de igual manera. Y eso es el ejemplo de que las revoluciones funcionan y sirven. Nosotros estamos planteando una nueva revolución contra este sistema.”
-¿Los han infiltrado a ustedes?
“Sí, nos infiltraron pero nunca en profundidad. Muchas veces pasó con parejas de Peñis, que se acercan y dan información. Yo lamentablemente hice conocer el territorio a un chico que se hacía pasar por comprometido con nuestra causa y después salió en todos lados que era un agente infiltrado. Sabemos que desde siempre se usó la infiltración y la misma Patricia Bullrich creo que trabajaba de infiltrada en el grupo montonero. Casualmente todos sus compañeros desaparecieron o terminaron presos y a ella no le pasó nada, es raro. Y nuestra lucha no quedó ajena de ese método para golpearnos.”
“Quedó muy en evidencia con el caso de Operación Huracán. Que pueden buscar en los medios. Intentaron culparnos de sus tráficos de arma entre Argentina y Chile con Whatsapp falsos, y ese caso, que evidenció la corrupción del poder político, judicial y de las fuerzas de seguridad, hizo saltar también la estrategia de infiltración que llaman ahora Operación Tarzán.”
-¿Puedes hablarnos de tu recaptura en Argentina? ¿Cómo se concretó?
“Primero me agarraron porque torturaron a Gonzalo Cabrera y él dijo hasta lo que no sabía. Esa captura al final no duró mucho porque se declara la nulidad del informe por el Juez Guido Otranto, de aquel entonces, aunque después lo apretaron, matándole un perro y disparándole en la casa. Otranto se dio vuelta y fue uno de los que me persiguió despiadadamente. Después, me agarraron con la PDI (Policía De Investigaciones) de Chile, aunque eso también fue ilegal porque no tenían permiso para estar en Argentina y estuvieron. Y hacía un mes que me venían filmando los francotiradores camuflados con sus miras. Los videos los tiene mi abogada. Después de eso acá estoy.”
-¿Qué te inspira el narcotráfico? ¿El consumo de drogas, de alcohol?
“La droga y el narcotráfico es una herramienta más del capitalismo a la cual también nos oponemos. A mí me ofrecieron varias veces negocios con el narcotráfico, para hacer con las comunidades. Me ofrecieron cruzar toneladas de droga por la frontera de Perú y siempre rechacé eso. Pero lamentablemente la droga llegó hasta los lugares más Inhóspitos de los territorios. Marihuana, LSD y Cocaína. Y algunos líderes de comunidades también se corrompieron con esto. Con el discurso de que con esa plata se puede financiar las luchas. Por este motivo nos alejamos de los grupos New Age e Hippies que se la pasaban consumiendo estas sustancias. En nuestras comunidades, aunque nos cuesta, estamos en contra hasta del consumo de alcohol”.
“Incluso dentro de la cárcel misma pude entender cómo funcionaba este negocio del narcotráfico. Las fuerzas de seguridad que nos reprimen están metidas en esos negocios, los sindicatos, las barras bravas de fútbol y obviamente la política. Fíjate que en esto el Macrismo y el Kirchnerismo en esto se llevan bien y se unen, porque están metidos en el mismo negocio. Son las mismas mafias que están atrás de los Estados. Por eso nosotros no personalizamos la lucha contra un gobierno o el otro. Nos enfrentamos al sistema. Y de los partidos políticos no nos importan los discursos que den sino los hechos.”
-¿Qué te inspira la joven activista palestina AhedTamimi?
“Es admirable lo que hace esta joven. La valoro y la respeto mucho. Valoro el proceso revolucionario por la libertad del pueblo palestino. Lo siento muy cercano y me siento muy empático por ella y por su lucha, pero claramente son luchas distintas en contextos diferentes, aunque buscando un objetivo muy similar.»
-¿Cómo ves el mundo? ¿Cómo ves a los jóvenes?
“La civilización occidental está al borde del colapso. Los jóvenes son semillas que necesitan una propuesta clara e independiente de todo lo anterior, porque si no van a ser llevados a lo mismo que antes. El gran problema de las luchas occidentales es que carecen de propuestas concretas. Es difícil luchar, pero se hace. Es difícil ganar la revolución pero se hace. Pero lo más difícil es presentar la propuesta después de haber ganado. Yo apoyo las luchas de los jóvenes y trabajadores y otros sectores, pero tienen que pensar bien la propuesta. La nuestra ya la tenemos, es la de siempre como Nación. Y no pretendemos que todos vivan como Mapuches, si les sirve para inspirarse esta bien, pero cada pueblo de acuerdo a su cultura y contexto tiene que pensar su propuesta y todos vivir en libertad, si estas propuestas se basan en valores que defienden la vida.”
La antesala del epílogo del encuentro, se tradujo en una reflexión del Lonko, sobre las comunidades mapuches. Sobre su mundo. Sobre su presencia en un sistema capitalista, siendo que ellos como pueblo originario tienen una cosmovisión muy diferente.
“El mundo mapuche es muy complejo. Somos muy espirituales, en la vida cotidiana. Pero somos muy espirituales con hechos prácticos. Y pedimos la continuidad para expresarnos con nuestra espiritualidad, cultura y cosmovisión que es humanista. La lucha seguirá radicalizando como todo proceso de revolución. Los mapuches estamos al borde de la extinción, pero estamos más vivos que nunca”.
(*) La condena se redujo, por los 1178 días que estuvo preso de forma ininterrumpida en Argentina y Chile, desde el año 2013. La reducción de la condena significaría un poco más de tres años; su pena sería entonces de 5 años y medio, y por buena conducta se reduciría a la mitad, con la posibilidad de obtener la libertad condicional.
Las fotografías fueron tomadas por Mauro V. Rizzi en la cárcel de Esquel
Ilustración alusiva al encuentro: “Xilotrópico” de Santiago de Chile
Producción operativa Mariana Trejo
* Publicado originalmente en Antimafia Dos Mil



Fuente: https://www.anred.org/2019/09/14/la-vida-enjaulada-por-un-ideal/

"Mientras luchamos por defender la democracia cada vez más amenazada, hay que organizarse y unir las miles de protestas sociales para que todos los arroyos de las protestas confluyan y formen un río caudaloso y, en esa lucha, es necesario sembrar ideas anticapitalistas para preparar así una maduración consciente de las mayorías y reducir los costos de los estallidos locales incontrolados".


Defender la democracia, 
construir poder popular
14 de septiembre de 2019

Por Guillermo Almeyra (Rebelión)
México oscila hoy entre el siglo XIX y el XXI, sin haber salido en su vida social del siglo XX. Por ejemplo, la lucha contra el racismo, la xenofobia, el regionalismo estrecho y ciego y contra una poderosa oligarquía que se cree aristocracia de origen divino es propia de hace dos siglos; el combate democrático por la unificación de los trabajadores y por su organización frente a sus explotadores y opresores comenzado durante la Revolución de 1910 busca, en cambio, completar la tarea que ésta dejó inconclusa y la del cardenismo en los 30. Por último, la defensa contra el capitalismo dirigido por el capital financiero internacional y la lucha por las reformas democráticas más radicales es anticapitalista aunque no sea vista como tal por sus protagonistas.
En efecto, la inmensa mayoría de los mexicanos trabajadores se autodefinen sólo como “pobres” y no como “explotados”, temen una revolución social o un cambio radical que podrían ser costosos y por eso quieren sólo reformar y humanizar el sistema. Pero eso es imposible y la violencia del capitalismo, con su represión masiva, la militarización del territorio, la reducción constante del nivel de vida de los oprimidos y la oposición férrea a toda reforma profunda termina por hacer evidente que, incluso para poder trabajar, tener una jubilación digna o una educación real, es necesario un cambio revolucionario que será menos costoso en vidas que el capitalismo actual, con sus guerras y desastres.

La barbarie de los capitalistas - que persiguen la ganancia a costa de todo y de todos- hace que quienes no leen ni conocen a los socialistas y buscan sólo reformas cambien sus ideas y se alcen contra la dominación y la explotación capitalistas.
Por eso, mientras luchamos por defender la democracia cada vez más amenazada, hay que organizarse y unir las miles de protestas sociales para que todos los arroyos de las protestas confluyan y formen un río caudaloso y, en esa lucha, es necesario sembrar ideas anticapitalistas para preparar así una maduración consciente de las mayorías y reducir los costos de los estallidos locales incontrolados.

Es indispensable reforzar los combates por la autonomía, la solidaridad a nivel regional y la autodefensa frente al crimen mientras potenciamos la educación política y social de los combatientes mediante bibliotecas populares que organicen charlas, discusiones, conferencias o centros de estudios sociales y de asistencia de todo tipo –material, médico, jurídico, técnico- para las mujeres, los indígenas, los más pobres y los trabajadores. En la lucha por la decisión popular y por las reformas más urgentes y necesarias, como la obtención de un salario digno, trabajo para todos, vivienda decente y sólida, agua para la agricultura y la población antes que para la minería, la eliminación de la discriminación por sexo, etnia u origen, la defensa de los recursos naturales, la independencia nacional, se va construyendo la independencia política de los oprimidos frente al Estado y a los partidos capitalistas.

La victoria de la alternativa anticapitalista es la culminación de la victoria de la democracia radical. En un mundo donde aún no hay libertad, ni igualdad, ni mucho menos fraternidad, y en el que el capitalismo está anulando las conquistas sociales históricas de un siglo y medio como las ocho horas o la libertad sindical, las reformas importantes se tornan anticapitalistas porque son incompatibles con la política del gran capital que concentra la riqueza y el poder en una ínfima minoría destructora de la civilización y del planeta (según OXFAM, 42 personas abarcan la mitad de la riqueza mundial y el uno por ciento de la población posee el 82 por ciento del total de esa riqueza).

El imperialismo es insaciable y no respeta la ley de gentes: Trump, que impuso que las fuerzas armadas mexicanas reprimiesen a los emigrantes centroamericanos, exige ahora más y más y el gobierno cede y cede.
El capitalismo –no hay que olvidarlo-se guía por la obtención de ganancias, no por la protección del ambiente ni de la sanidad, a los que considera costos y no inversiones; busca proyectos turísticos, nuevos Cancunes a costa de los recursos naturales y de las poblaciones y sus culturas.

Quienes, enceguecidos por la miseria cultural y el atraso, se alegran hoy porque podrán trabajar como meseros o en la construcción de esos proyectos o quienes trabajan para el narcotráfico o para los talamontes, así como los lumpens y delincuentes, son víctimas y sostenedores inconscientes del imperialismo agresor y del capitalismo más feroz.

Sin eliminar el capitalismo es imposible eliminar la corrupción, la violencia, las guerras y la ignorancia. La minoría que lo comprende tiene la gran responsabilidad en la educación y la organización de las mayorías. Por consiguiente, es necesario, urgente, indispensable, unir las fuerzas de los anticapitalistas y juntos, trabajar en la defensa y la extensión de la democracia y por su transformación en la construcción de una alternativa anticapitalista.


Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=260459

Apreciemos: "ante la recolonización y catástrofe humanitaria de las corporaciones capitalistas y los malos gobiernos, se comprometieron a pasar a la ofensiva en la defensa del territorio y de la Madre Tierra, y extender la palabra y la acción de resistencia y rebeldía".

¡Rompieron el cerco y extendieron su territorio autonómico!
14 de septiembre de 2019


Por Gilberto López y Rivas (La Jornada)


El 17 de agosto de 2019, el subcomandante insurgente Moisés, vocero del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), hizo público un histórico comunicado en el que esta organización rinde cuentas al CNI-CIG, a su vocera, a organizaciones, grupos colectivos y personas de México y el mundo, que se preocupan por los pueblos zapatistas y siguen con su corazón palpitando junto al nuestro.
En este documento –como es habitual, ignorado, minimizado o tergiversado por los grandes medios de comunicación y la clase política– se recuerda que hace tres años, los pueblos organizados en el Congreso Nacional Indígena, junto con el EZLN, ante la recolonización y catástrofe humanitaria de las corporaciones capitalistas y los malos gobiernos, se comprometieron a pasar a la ofensiva en la defensa del territorio y de la Madre Tierra, y extender la palabra y la acción de resistencia y rebeldía.

En el cumplimiento de la palabra empeñada, práctica ética que lo caracteriza, comunica que, al igual que el CNI-CIG, el EZLN pasó a la ofensiva en su lucha de la palabra, la idea y la organización, dando a conocer una extraordinaria noticia para los movimientos emancipadores en el ámbito planetario: la ruptura del cerco contrainsurgente y el establecimiento de “nuevos caracoles y más municipios autónomos rebeldes zapatistas, en nuevas zonas del suroeste mexicano”.
Estos nuevos autogobiernos rebeldes no constituyen un golpe o espectáculos mediáticos como los que se observan con frecuencia en el honorable Congreso de la Unión o en las mañaneras, sino el producto de “años de trabajo silencioso, a pesar del cerco, a pesar de las campañas de mentiras, a pesar de las difamaciones, a pesar de los patrullajes militares, a pesar de la Guardia Nacional, a pesar de las campañas contrainsurgentes disfrazadas de programas sociales, a pesar del olvido y el desprecio (…) Aunque con lentitud, como debe ser según su nombre, los cinco caracoles originales se reprodujeron después de 15 años de trabajo político y organizativo; los Marez y sus Juntas de Buen Gobierno también tuvieron que hacer crías y ver que crecieran. Ahora serán 12caracoles con sus Juntas de Buen Gobierno”.

Con este paso trascendente, los mayas zapatistas refrendan el principio esencial de la estrategia autonómica:Sabíamos y sabemos que nuestra libertad sólo será obra de nosotros mismos, los pueblos originarios, y, en esa dirección, identifican como factor crucial de este crecimiento exponencial el trabajo político organizativo y el ejemplo de las mujeres, hombres, niños y ancianos bases de apoyo zapatistas. De manera destacada, de las mujeres y jóvenes zapatistas. En el otro polo equidistante del sujeto pasivo que recibe ayuda gubernamental individualizada y clientelar, en esta experiencia: Las compañeras de todas las edades se movilizaron para hablar con otras hermanas con o sin organización. Los jóvenes zapatistas, sin abandonar sus gustos y querencias, aprendieron de las ciencias y las artes, y así contagiaron a más y más jóvenes. Así, el EZLN puede afirmar, sin pena y con orgullo, que las mujeres zapatistas no sólo van adelante para, como el pájaro Pujuy, marcarnos el camino y no nos perdamos: también a los lados para que no nos desviemos; y atrás para que no nos retrasemos.
Ratifican en su comunicado la posición crítica frente a la política de la Cuarta Transformación, a la que califican dedestructora de la comunidad y la naturaleza, y señalan que: las comunidades tradicionalmente partidistas han sido lastimadas por el desprecio, el racismo y la voracidad del actual gobierno, y han ido pasando a la rebeldía abierta o escondida. Quien pensó que, con su política contrainsurgente de limosnas, dividiría al zapatismo y compraría la lealtad de los no-zapatistas, alentando la confrontación y el desánimo, dio los argumentos que faltaban para convencer a esos hermanas y hermanas de que es preciso defender la tierra y la naturaleza. El mal gobierno pensó y piensa que lo que la gente espera y necesita son limosnas monetarias.

Este prolongado proceso de reflexión y búsqueda, con miles de asambleas comunitarias, en el que se forjan sujetos autónomos concientizados, politizados y motivados en el mandar obedeciendo, se constituye, realmente, en una transformación de alcances revolucionarios a la que, de nueva cuenta, sin vanguardismos ni hegemonismos, los mayas zapatistas nos convocan con su ejemplo. ¡Que broten Caracoles y Centros de Resistencia Autónoma por toda la geografía nacional y mundial!, con procesos autonómicos de abajo y a la izquierda, anticapitalistas y antipatriarcales, para hacer posible, en nuestras realidades, esa utopía concreta que edifican los hermanos y las hermanas zapatistas. ¡Es la hora de romper nuestros cercos, ser otro de los mazos que derribarán los muros, de los muchos vientos que barrerán la tierra, otra de las tantas semillas de las que nacerán otros mundos!

"Las izquierdas hemos pasado de la lucha armada a la lucha electoral y a la inserción en las instituciones, como si fueran las únicas opciones posibles. En ambos casos se registra una obsesión por la toma del palacio de gobierno. Seguimos el camino trillado de una historia de dos siglos, desde la toma de la Bastilla en París al asalto del Palacio de Invierno en San Petersburgo, pasando por la ocupación del Hotel de Ville durante la Comuna de París".

El Salvador
Entre la guerra y las elecciones
14 de septiembre de 2019


Por Raúl Zibechi
La Jornada


Combinar el tiempo largo con la mirada desde abajo, parece un buen modo de acercarse a los procesos populares. Por el contrario, una mirada anclada en las coyunturas (o tiempo de eventos) es apenas polvo, como decía Fernand Braudel. La mirada desde arriba, en tanto, recae en lo institucional, en ese tipo de análisis que practican las clases dominantes, directamente o por medio de sus testaferros ideológicos.
Han pasado ya casi tres décadas desde la firma de los Acuerdos de Paz en El Salvador, concretados en 1992. Un tiempo suficiente como para trazar balances. Aunque la situación de la izquierda y de los movimientos es dramática, no se ha escuchado a las dirigencias remitir la debacle en curso (el FMLN perdió un millón de votos en las recientes elecciones, pasando de 50 a 14 por ciento de los sufragios), al proceso de paz.
Sin embargo, eso es lo que piensan buena parte de las bases campesinas y populares salvadoreñas. El intercambio con campesinos del poblado San Francisco Echeverría, en el departamento de Cabañas, me abrió los ojos a otras dimensiones de los procesos de paz. Se trata de un pueblo de poco más de mil habitantes, repoblado en la fase inicial de las negociaciones de paz, por familias de militantes de las Fuerzas Populares de Liberación.
Lo más impactante es cómo la firma de los Acuerdos de Paz abrió el grifo del individualismo, según reconocen los propios ex combatientes. Reciben una compensación mensual de 50 dólares y en esa región se han beneficiado con cinco manzanas (más de tres hectáreas) y algunos con una vivienda.
Lo primero que sorprende es la mercantilización del compromiso de vida que asumieron al ingresar a la guerrilla. Ciertamente la compensación mensual es ridícula y se podría incluso valorar como positivo que en varias regiones desaparecieran los hacendados y sus tierras fueran divididas. Sin embargo, hacerlo de ese modo, no puede interpretarse sino como una rendición.
La segunda cuestión es que las izquierdas hemos pasado de la lucha armada a la lucha electoral y a la inserción en las instituciones, como si fueran las únicas opciones posibles. En ambos casos se registra una obsesión por la toma del palacio de gobierno. Seguimos el camino trillado de una historia de dos siglos, desde la toma de la Bastilla en París al asalto del Palacio de Invierno en San Petersburgo, pasando por la ocupación del Hotel de Ville durante la Comuna de París.
Esta fijación por ocupar o asaltar el centro físico y simbólico del poder de arriba, ha sido tan potente como para esculpir nuestros sueños y deseos con un cincel que reproduce las jerarquías capitalistas y patriarcales. De ese modo, nuestra cultura política no ha conseguido desgajarse de la cultura hegemónica y cuando conseguimos hacernos con el poder, nos limitamos a reproducir lo existente, o apenas administrarlo.
En El Salvador esto se expresa en las opciones de varios destacados dirigentes del FMLN, algunos de los cuales se hicieron empresarios exitosos, uno colabora con los servicios de inteligencia y otros se limitan a insertarse en los escalones más altos del poder para beneficio personal. Se puede decir que esto no es patrimonio exclusivo de la izquierda salvadoreño, lo que es tristemente cierto.
La tercera cuestión que pude apreciar es la fuerte separación entre dirigentes y bases. La militancia campesina les reprocha el abandono, que ahora ya no acuden a las zonas rurales ni están en contacto permanente con ellos. Creo que esta separación empezó mucho antes del proceso de paz, cuando los cuadros militares actuaban como vanguardia que dirigía a las bases, o masas, como nos referimos en la izquierda a la gente común, unificando y anulando las diferencias.
Sin una nueva cultura política, tejida con las mejores hebras de las culturas originarias, negras y populares, no hay cambios posibles. Eso supone, como escribió el maestro Immanuel Wallerstein en su última nota en La Jornada(5 de agosto), luchar consigo mismos para transformar y no reproducir. Esa lucha transcurre por otros carriles de la que codicia la ocupación del Estado.
Por eso damos tanta importancia a los pueblos que se organizan en torno a caracoles, palenques y comunidades, poderes de abajo que no reproducen la lógica de los poderes de arriba. Funcionan con base en la rotación y a los siete principios zapatistas, sin la menor pretensión hegemónica. La hegemonía está calcada de la dominación y es apenas una forma suave de nombrarla.
Las organizaciones de abajo, en esta nueva cultura política, no son escalones para llegar arriba, sino algo completamente diferente. Este mundo puede expandirse o contraerse, pero es mediante la propagación y la multiplicación como puede llegar a desplazar al capitalismo. No son medios para alcanzar fines.
La nueva cultura política no nace ni en las academias ni en las bibliotecas, sino en torno a los trabajos colectivos, capaces de crear los bienes materiales y simbólicos para poder arrinconar el capitalismo.

viernes, 13 de septiembre de 2019

Invitamos a incorporarse en procura de interactuar con quienes resisten y concretan alternativas al modelo capitalista de producción y consumo que amenaza la supervivencia de la vida planetaria.

Para sumarse, hacé clic aquí

Declaración inicial 
Campaña #Gane Quien Gane
Las claves generales de la situación actual

Argentina está inmersa en la vorágine del sometimiento a las imposiciones del gran capital. No hay aspectos de la vida económica, política, social o cultural que se libren de la lógica extractivista  de saqueo, contaminación y exclusión. Una oligarquía transnacional y nativa se queda con el producto de tanta explotación, al tiempo que multiplica la pobreza y la indigencia, los daños a la salud y a los ecosistemas y expulsa a las comunidades humanas. 

La cooptación de la política por el mercado confluye a despejar el camino para el despojo y la destrucción y a la vez, recortar todas las políticas de control y de cumplimiento efectivo de la legislación ambiental, esgrimida como obstáculo al crecimiento-desarrollo. No hay previsibilidad ni planificación para la crisis socioambiental con grave impacto general, pero redoblado en las personas y comunidades más empobrecidas.

Tenemos bases militares de potencias extranjeras asentadas en puntos geoestratégicos autorizadas por éste y anteriores gobiernos. Nuestros bienes comunes son controlados por las multinacionales. La soberanía y la integridad territorial están debilitadas. Las instituciones de la democracia se diluyen en un formalismo que carcome la credibilidad política.

La eterna deuda externa ilegítima, el FMI, el BM y los gobiernos y corporaciones que los regentean, condicionan la política nacional hacia el pago usurario, el creciente endeudamiento, el ajuste permanente y la desposesión.

La vida misma de las comunidades naturales y humanas está sometida a la voracidad de los grupos económicos y la especulación financiera. Criollos y pueblos originarios expulsados de sus territorios recalan en urbanizaciones hostiles donde crece la pobreza estructural, el hambre y la desnutrición infantil.

La desindustrialización se acelera y las economías regionales son debilitadas o desaparecen.

La hegemonía cultural que sostiene esta gobernabilidad, termina arrollando la autonomía crítica y la posibilidad de pensar desde otros parámetros que nos permitan cuestionar el sentido común dominante y  poder mirar la realidad con los ojos de les sometides. El desfinanciamiento, la precarización y los despidos en las áreas de conocimiento e investigación se dirigen a mantener este status quo.

Crece la agricultura industrial y la exportación buscando divisas para pagar la deuda. Millones de toneladas de granos y carnes se fugan dejando el tendal de familias y pueblos hambrientos, desarraigados y fumigados.

El extractivismo es oficialmente estimulado con todo tipo de subsidios y privilegios  económicos y legales, incluyendo acuerdos internacionales de liberalización comercial y protección a las inversiones que garantizan la impunidad corporativa.

Las políticas sociales para atender  la pobreza, desigualdad, falta de trabajo, vivienda, saneamiento y comida, son escasas, pero abundan las políticas represivas para criminalizar al pueblo desposeído, reprimir las resistencias sociales y arremeter contra todos los derechos humanos, los derechos de los pueblos (incluyendo a los pueblos originarios) y los de la naturaleza.

Argentina suscribe tratados, acuerdos y compromisos internacionales que la obligan a garantizar la vigencia de los Derechos, la protección de las comunidades y de los ecosistemas pero nada resulta suficiente para generar la voluntad política de cumplimiento que es, notoriamente, el recurso nacional más escaso.


Desposesión, extractivismo y contaminación

La realidad es políticamente manipulada para generar miedo, organizar el caos y  levantar entonces  las banderas del extractivismo como la única solución posible, la que traerá inversiones y generará empleo. Se presenta el despojo como una necesidad y a la vez, como un logro político, tal como se hizo con las privatizaciones en la década de los ´90.     

Proclamadas las “bondades” del extractivismo, se minimizan sus impactos: contaminación sin fin, destrucción de ecosistemas, pérdida de biodiversidad, calentamiento global, degradación social, avasallamiento de los pueblos…todo es naturalizado. Se definen como “costos indeseados” pero inevitables de un crecimiento que desembocará en progreso: producir más, exportar más, consumir más.

Proliferan las “Zonas de Sacrificio": glaciares, humedales, ríos, mares, acuíferos, bosques, espacios verdes urbanos, todo sucumbe a los intereses transnacionales. Las denuncias de las y los afectados son silenciadas. La participación social es denegada o solo convocada cuando necesitan convalidar un simulacro.

Si hicieran falta peores ejemplos, los incendios intencionales de la selva amazónica y de nuestros propios bosques, sintetizan la criminal voracidad por encima de la vida, la  ética, la ley y los derechos. 

Sistemas productivos y tecnologías avasallantes manipulan la naturaleza, la envenenan, hasta inhibir las funciones vitales de la biosfera sobre los ciclos del agua, la regulación del clima, la fertilidad de los suelos,  la polinización, la purificación del aire, el control de plagas y enfermedades.

La manipulación de la diversidad genética en el agro por parte del oligopolio biotecnológico y proveedor de agrotóxicos, le permite decidir la base alimentaria sin controles ni regulaciones suficientes. Manejan los mercados y extorsionan políticamente construyendo complicidades para liberar las fumigaciones tóxicas y avanzar en una Ley de Semillas que elimine el uso propio de los agricultores sometiendo todo el proceso, mientras levantan el discurso de la responsabilidad social empresaria como herramienta para cooptar las voluntades locales.

El agronegocio, además de destruir la agricultura orgánica, desplaza hacia la Cordillera la explotación ganadera. Se talan/queman selvas y montes para sembrar pasturas, empujando a la fauna nativa (guanacos, vicuñas, caprinos…) a zonas más áridas y avanzando también sobre otros sistemas productivos.

La megaminería hidrotóxica y el Fracking están entre los sistemas extractivos más nocivos del mundo. Prohibidos en muchos países encuentran en el nuestro una legislación que los favorece como la Ley de Inversiones Mineras y complicidades políticas nacionales y provinciales que  ocultan o trivializan los daños y liberan los territorios al saqueo sin controles, sin sanciones, sin remediación.

Nuevas formas de desposesión y acaparamiento avanzan sobre los bienes comunes, como los laboratorios, que se apropian subrepticiamente de los conocimientos tradicionales y de la biodiversidad nativa.

En el terreno de la salud se ha construido un sistema médico y medicamentoso hegemónico en detrimento de los espacios de salud comunitaria y de los saberes populares de criollos y pueblos originarios.

En el altar de los negocios todo se sacrifica, nada es más importante que las ganancias. No hay otra prioridad.

Un modelo de constante avasallamiento a los derechos de la Naturaleza, ataca mortalmente la salud de las poblaciones víctimas de los varios extractivismos y avanza sobre todo el país/continente en  la creciente contaminación de alimentos, aire, suelo, agua, el catastrófico desequilibrio climático y la acelerada pérdida de biodiversidad.


Naturaleza y propósitos de #Gane Quien Gane

Los problemas y actitudes señalados en los párrafos anteriores son de larga data. Sin atención ni remediación tienden a profundizarse y las posibilidades de revertirlos son cada vez más difíciles y costosas en todos los sentidos (social, político, económico, ambiental).

En función de esta realidad, un conjunto de organizaciones sociales de todo el país y de personas solidarias y comprometidas con los derechos, necesidades y urgencias socioambientales, hemos decidido articularnos, de manera apartidaria, para denunciar, exigir y lograr políticas concretas que pongan fin a la lógica extractivista y remedien sus graves consecuencias, #gane quien gane y #gobierne quien gobierne.

Así, la Campaña #Gane Quien Gane afirma su compromiso:
- Con las luchas populares para liberar el país del extractivismo, la contaminación y la exclusión y con la recuperación y repoblamiento del territorio vaciado y desertificado por el saqueo;
- Con los pueblos originarios en su legítima resistencia a siglos de sometimiento y desposesión, en la recuperación y defensa de sus territorios y sus derechos a resolver sus formas de convivencia con la Madre Tierra;
- Con la soberanía alimentaria como capacidad de cada pueblo para decidir qué y cómo producir en defensa del derecho de todas/os a una alimentación adecuada, suficiente, de calidad nutritiva y saludable y  también con todos los sectores y organizaciones que desde la agricultura familiar, la permacultura, la agroecológica producen en el único camino posible hacia la sustentabilidad y la vida.
- Con las organizaciones campesinas en sus luchas por la recuperación de sus tierras y la diversidad productiva;
 - Con las economías populares y solidarias generadoras de otros modos de producción, intercambio y consumo compatibles con la vida y la dignidad. Apoyamos sus demandas por un Estado promotor de circuitos directos de comercialización; 
- Con la efectiva consulta y  participación social vinculante ante cada emprendimiento que ponga en riesgo sus derechos, su vida, su salud o la sustentabilidad de los ecosistemas y con las demandas por la puesta en marcha de presupuestos participativos.
- Con la aplicación estricta de la Ley General del Ambiente y toda la normativa ambiental vigente;
- Con la auditoría integral de las Deudas para desechar todo pago ilegítimo que la lógica extractivista nos impone para apropiarse de los bienes naturales y  para escamotearnos los recursos que deberían dirigirse a  la cancelación de otras deudas históricas como las socioambientales, las de género y las democráticas, de las cuales somos acreedores los pueblos y la naturaleza;
- Con la movilización de la juventud ante el colapso climático ecosistémico, y la irresponsabilidad política plasmada en la ausencia de acciones y compromisos concretos;  
- Con las luchas feministas, particularmente ecofeministas que revelan la raíz común de la explotación de la naturaleza y de las mujeres ancladas en el machismo, el colonialismo y el capitalismo;
- Con una educación ambiental que explore la condición humana en medio de una biósfera convertida en mercancía, que le dé centralidad a la Vida como valor supremo y que se asuma como arquitecta del futuro, pues en su esencia está reconstruir el horizonte ecológico y social;
- Con las y los trabajadores del Estado que resisten  los mecanismos de alienación y avasallamiento cultural, desnudando allí las lógicas colonizadas/colonizantes. Consideran al Estado como otro territorio de lucha y lo cuestionan en sus propias entrañas desde el discurso y desde una práctica militante  que confronta con el orden organizacional, cultural, político y educativo. Construyen “lo alternativo” procurando abrir brechas al interior del monstruo burocrático desnudando sus contradicciones y carencias, procurando alcanzar allí también consensos plurales que socaven la realpolitik en su propio territorio;
- Con la refundación de una República plurinacional y confederal de eco-comunidades democráticas por el Buen Vivir, socialmente justas, libres, soberanas, autosuficientes e igualitarias respecto del género y de las oportunidades y posibilidades concretas de  nuestros pueblos.
#Gane Quien Gane procura interactuar con quienes resisten y concretan alternativas al modelo capitalista de producción y consumo que amenaza la supervivencia de la vida planetaria. Con este objetivo propone la  afirmación de la soberanía popular en sus confluentes: territorial, alimentaria, hídrica, financiera, energética y productiva
Las organizaciones y personas que integramos este colectivo abierto a la participación social, asumimos el compromiso de defender los derechos humanos y de la naturaleza #GANE QUIEN GANE Y #GOBIERNE QUIEN GOBIERNE.

- Argentina, septiembre 2019


Primeras convocantes:

Asamblea Ambiental de la Ciudad de Buenos Aires
Asamblea Comodoro Rivadavia, Chubut
Asamblea de Autoconvocados por el Agua, Caleta Olivia, Santa Cruz
Asamblea de Vecinos Autoconvocados de San Carlos por Agua Pura, Mendoza
Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Tunuyán, Mendoza 
Asamblea del Agua Gral. Fernández Oro, Chubut
Asamblea el Algarrobo, Andalgalá, Catamarca
Asamblea en defensa de la Cuenca del Río Epuyén, Chubut
Asamblea Famatina No Se Toca, La Rioja
Asamblea Jáchal No se Toca, San Juan
Asamblea Maipucina por el Agua, Maipú, Mendoza
Asamblea Permanente del Comahue por el Agua Allen, Río Negro
Asamblea Socialambiental Zona Este, Mendoza
Asamblea SocioAmbientalFiskeMenuco, Río Negro
Asociación Ciudadana por los Derechos Humanos
Asociación de Profesionales de la Salud de La Rioja PROSLaR / FESPROSA
Campaña Sin Zoo
Campus Córdoba del Colegio de los Premiados con el Nóbel Alternativo (RightLivelihoodCollege)
Cátedra Libre Americanista Juan Rosales, FyL/UBA
Cátedra Libre Soberanía Alimentaria CALISA - Nutrición / UBA
Central de Trabajadores de la Argentina CTA Autónoma
Colectivo Organizador, Marcha de los Barbijos
Colectivo Resistencia al Extractivismo por Arte y Educación / Univ. Comahue, Río Negro
Colectivo Sanitario Andrés Carrasco / ALAMES Argentina
Comunidad Mapuche Los Toldos, Buenos Aires
Conciencia Solidaria ONG
Confraternizar Hoy Portal
ContrahegemoniaWeb
Convergencia Socialista La Verdad
Convocatoria Ambiental Belgranense, Buenos Aires
Coordinadora Basta Es Basta, Entre Ríos
Diálogo 2000-Jubileo Sur Argentina
ECOSUR
Emancipación Sur
Encuentro Militante Cachito Fukman
Federación Argentina de Espeleología
FESPROSA Federación Sindical de Profesionales de la Salud en la República Argentina
Foro Ambiental y Social de la Patagonia FASP, Comodoro Rivadavia, Chubut
Foro Hídrico de Lomas de Zamora, Buenos Aires
Frente de Lucha por la Soberanía Alimentaria Argentina
Frente Social por el Agua y la Vida, Chilecito, La Rioja
FUNAM Fundación para la Defensa del Ambiente
Fundación Che Pibe
Fundación de Activ. Biosféricas
Hacia el Buen Vivir
Movimiento de los Pueblos/por un socialismo feminista desde abajo - Movimiento por la Unidad Latinoaméricana y el Cambio Social - Frente Popular Darío Santillán - Izquierda Latinoamericana Socialista - Frente Popular Darío Santillán Corriente Nacional
Mujeres por la Libertad
Multisectorial Antiextractivista
Museo del Hambre
ORCOPO
Paraná No Se Toca
Paren de Fumigarnos Santa Fe
Programa de Extensión "Por una nueva economía, humana y sustentable" de las cátedras de Economía y Periodismo Económico, de la carrera de Comunicación Social de la UNER (Universidad Nacional de Entre Ríos)
Programa radial "La Deuda Eterna"  radio "La Retaguardia" en la RNMA
Red de Defensoras del Ambiente y el Buen Vivir
Red de Plantas Saludables y Buen Vivir
Red Ecosocialista-MST
Red Universitaria de Ambiente y Salud /Médicos de Pueblos Fumigados
RIZOMA Red de Agroecología
SERPAJ Servicio Paz y Justicia
Unidos por el Rio, Vicente López
Vecinos autoconvocados en defensa de Santa Catalina (Lomas de Zamora)
XR Argentina


Para sumarse, hacé clic aquí

Para más información: ganeqgane@gmail.com

"Hoy se está decidiendo si vamos a un cambio de gobierno, o nos asomamos a la construcción de un contra poder. El antimacrismo furioso es funcional a la continuidad de los mecanismos de dominación político y económico que nos llevaron una y otra vez a catástrofes. No nos queda tiempo"

Pensamiento crítico. Argentina.

El antimacrismo,

enfermedad infantil del partidismo

Por Alfredo Grande / Resumen Latinoamericano/ 11 de septiembre 2019
Siempre he dicho que la idealización es enemiga del ideal. Y el ideal puede ser el bien absoluto o el mal absoluto. Podemos venerar al Padre, el Hijo y el espíritu santo y también al Diablo, al anticristo y al falso profeta. El sabor del vino no sólo depende del vino sino de quien lo saborea. ¿Acaso el poeta no encuentra la tristeza del agua donde otros sólo ven agua contaminada? El devenir político, que no es otro que el movimiento real de la lucha de clases, se organiza como espiral dialéctico. Concepto de Enrique Pichon Riviere que merece un privilegiado lugar en el mundo conceptual.

No avanzamos sin retroceder, no creamos sin repetir. Es lo que yo pienso de lo que pensó el genial creador de la psicología social. Pero si bien toda dialéctica implica una espiral, no toda espiral deviene dialéctica. En el marco de la cultura represora, observamos una inversión en la lógica inmanente de la espiral. Cuando parece que avanzamos, en realidad estamos retrocediendo. Y cuando afirmamos la creatividad de nuestros actos, nos despertamos con el simulcoop en la mano. Versión primitiva del “copia y pega” actual.

En una desmesura fabricada, puedo afirmar que la única novedad es que ya no hay novedades. El enroque entre presidente y vicepresidenta, la apertura del libro de pases para que el presidente del senado opositor sea candidato a vicepresidente oficialista, son apenas simulacros de la novedad radical. Gambetas sorprendentes, amagues ingeniosos, malabarismos para distraer y entretener a millones de desesperados. Desfilan politólogos, opinólogos, mentalistas de mercado, payadores partidarios, evangelistas constitucionales, arrepentidos sobreactuados, panqueques flambeados y quemados.

Es un arca de un Noé posmoderno, pero hay más de dos por cada especie. Ante el diluvio que viene, el arca estatal intentará salvar a la casta del funcionariato predador. También para ellos es más importante salvar la raza y por lo tanto tendrán algunos daños colaterales y frontales. Y dorsales, sin dudarlo. Pero tengo la maldita convicción que hay una especie de acuerdo, de consenso, o para decirlo sin tapujos, de pacto perverso en la “doble O”: oposición / oficialismo. Si el mal absoluto es el presidente, y el pico del embudo opositor apunta casi excluyentemente hacia él ¿no estaremos abonando la teoría suicida de que muerto el perro se acabó la rabia? Dicho en otras palabras: habrá macrismo después de Macri. Tema a debatir es la proporción de portadores sanos y portadores enfermos.

Lo políticamente correcto hoy es esperar al 10 de diciembre. Y antes a las elecciones de octubre. Y antes a las Paso. Que ya pasaron sin que nadie advirtiera que se constituyeron en un acontecimiento.

Ya lo he escrito pero debo insistir. Ha sido un formidable plebiscito opositor al actual gobierno. Esos votos derramados ya han sido negociados. La doble O apoya un dólar de $60. Se insiste con la fuga de capitales, cuando en realidad son un planeta tour porque de cada 10 que llegan, 8 se van. El nuevo ministro de economía, con ese aspecto de rufián melancólico que describiera Roberto Arlt, tiene su momento de fama. Habla de los ciudadanos como pasajeros en un viaje diagramado por alguien con necesidades especiales. Especialmente la necesidad de la estafa en una escala global.

La transición como un bien en sí mismo es una forma de propiciar la continuidad de aquello que supuestamente se debería combatir. Adelantar las elecciones, forzar la renuncia al mandato varias veces traicionado, decidir que truene el escarmiento, son palabras que están por fuera del vocabulario político de la oposición. Cada día el riesgo país sube, pero el riesgo de vivir en este país aumenta mucho más. Se habla del hambre con mirada de preocupación, pero son las víctimas de esta locura genocida las que deben movilizarse.

Aceptemos que el pueblo no gobierna ni delibera sino a través de sus representantes. La pregunta es: ¿cuándo alguien deja de ser representante? Es elemental que si el 70% de los representados te rechaza, de representante no queda nada. Una primera minoría cómoda, en tanto la mayoría lo permita. Se hace palanca en cuestiones jurídicas cuando en realidad la cuestión de fondo es política y cultural. Mirar la masacre por tv, hablar en forma enérgica contra el modelo neoliberal, el fondo monetario caracterizado como un Drácula financiero, no alcanza para acelerar la decisión de clavarle una estaca.

Como ya escribí: mal de muchos, consuelo de cómplices. Estos meses escribirá la historia de una oposición complaciente o de una oposición combatiente. Hay indicios muy claros de que una de ellas está en pie, pero no de guerra. Más bien comienza a liderar una tregua, un alto el fuego, hasta el 10 de diciembre. No se exige la rendición inmediata e incondicional. La democracia no lo permite.
Se podrá ganar en las urnas, pero se puede perder en algo más importante. En mantener la vida y la dignidad de las personas. Día que pasa, la entrega al nuevo gobierno será de un país más empobrecido, más envilecido, más fracturado culturalmente, más atado a los pactos financieros que no supimos conseguir. Pero que supuestamente pretenden que todes paguemos. Crecer para pagar. Aunque sepamos que pagar, o sea, someterse a la estafa, nunca permitirá crecer
.

Se acercan tiempos de nefastas paradojas, con lo cual anticipo que las injustas crueldades continuarán. Hoy se está decidiendo si vamos a un cambio de gobierno, o nos asomamos a la construcción de un contra poder.
El antimacrismo furioso es funcional a la continuidad de los mecanismos de dominación político y económico que nos llevaron una y otra vez a catástrofes. No nos queda tiempo. Es ahora o nunca. Es Patria ahora o será Colonia siempre.
O tenemos la satisfacción moral de un acto de libertad, como enseñó Rodolfo Walsh, o tendremos que lamentar la frustración moral de nuevos actos de esclavitud.

Fuente: http://www.resumenlatinoamericano.org/2019/09/12/pensamiento-critico-argentina-el-antimacrismo-enfermedad-infantil-del-partidismo/

Apreciemos cómo se construye la polarización para garantizar la gobernabilidad por alternancia en la continuidad y profundización de la acumulación gran capitalista.

"Entre la visión sesgada y una equivocada imputación".

11 de septiembre de 2019
Por Alejandro Olmos Gaona*

 Hace unos días, el destacado constitucionalista Eduardo Barcesat publicó una extensa opinión sobre cuestiones relacionadas con la crisis económica y social, llegando a sugerir la renuncia anticipada del jefe del Estado. Hizo consideraciones muy atendibles sobre la deuda pública y la fuga de capitales que no puedo dejar de compartir, y de la necesidad de establecer reglas para evitar la transferencia de recursos que son fundamentales para la economía de la Nación.

Lo que sí lamento, es que el Dr. Barcesat haga un desarrollo inexacto sobre una supuesta renuncia a la inmunidad de las riquezas y recursos naturales existentes en nuestro territorio y efectúe un análisis sesgado de la normativa jurídica de acuerdo a sus afinidades políticas.
Su opinión, además, está relacionada con una denuncia que efectuó hace casi dos años contra el presidente Mauricio Macri, por “traición a la patria, administración fraudulenta y violación de los deberes de funcionario público”. De toda la mixtura de confusiones legales que surgen de su nota, hay dos cuestiones fundamentales en su argumentación: 1.- la supuesta “hipoteca de los recursos naturales” en los decretos de emisión de deuda hechos por el actual gobierno, o como lo sostuviera en otros medios, que “ha garantizado” la deuda con esos recursos de la Nación. 2.- la renuncia a la soberanía legislativa y jurisdiccional. Aunque Barcesat nunca contestó una larga carta que le enviara refutando cada una de sus expresiones, creo oportuno mostrar en este caso la endeblez de su argumentación, y el querer involucrar al Presidente de la Nación en acciones que solo son producto de sus prejuicios ideológicos.
La supuesta renuncia a la inmunidad soberana de nuestros recursos, la fundamenta en el hecho de que en los distintos decretos de emisión de la deuda externa pública (29 y 231 del año 2017) el presidente no preservó de la inmunidad los bienes contemplados en el art. 236 del Código Civil y Comercial de la Nación, agregando que esto implica la entrega y sumisión de esos recursos como se contiene en las distintas resoluciones del entonces Ministerio de Finanzas. Barcesat se equivoca a sabiendas, porque en los decretos y en las resoluciones, no se pueden excluir bienes que no son de la Nación sino de las provincias, conforme lo establece el artículo 124 de la Constitución Nacional, las que no solo tienen el dominio originario, sino la administración de dichos bienes, como lo determinó la Ley 26.197 dictada en diciembre del año 2006. Es decir que el presidente Macri en esos decretos, no podía excluir bienes que no le pertenecen al Estado Nacional, razón por la cual no hizo ninguna referencia al art. 236. Si el Estado no tiene el dominio originario de esos bienes, y no puede hacerlos materia de convenios internacionales de explotación, mal puede comprometerlos en garantía alguna, hipotecarlos, o afectarlos a cualquier emisión de bonos. Solo puede efectuar regulaciones, decidir sobre las políticas públicas en cuanto a los hidrocarburos para evitar distorsiones que afecten a la comunidad, pero de modo alguno disponer de la sus reflexiones al respecto. Por Alejandro Olmos Gaona* Macri firma este lunes el decreto para el bono de fin de año. Foto: Presidencia archivo Más noticias de Opinión El IVA a la salud y otras distorsiones que están rompiendo el sistema Qué me contás: Edi Zunino y el peligro de una nueva hegemonía El genocidio silencioso del hambre El juego del elector independiente Hace unos días, el destacado constitucionalista Eduardo Barcesat publicó una extensa opinión sobre cuestiones relacionadas con la crisis económica y social, llegando a sugerir la renuncia anticipada del jefe del Estado. Hizo consideraciones muy atendibles sobre la deuda pública y la fuga de capitales que no puedo dejar de compartir, y de la necesidad de establecer reglas para evitar la transferencia de recursos que son fundamentales para la economía de la Nación. Lo que sí lamento, es que el Dr. Barcesat haga un desarrollo inexacto sobre una supuesta renuncia a la inmunidad de las riquezas y recursos naturales existentes en nuestro territorio y efectúe un análisis sesgado de la normativa jurídica de acuerdo a sus afinidades políticas. Su opinión, además, está relacionada con una denuncia que efectuó hace casi dos años contra el presidente Mauricio Macri, por “traición a la patria, administración fraudulenta y violación de los deberes de funcionario público”. 

De toda la mixtura de confusiones legales que surgen de su nota, hay dos cuestiones fundamentales en su argumentación: 1.- la supuesta “hipoteca de los recursos naturales” en los decretos de emisión de deuda hechos por el actual gobierno, o como lo sostuviera en otros medios, que “ha garantizado” la deuda con esos recursos de la Nación. 2.- la renuncia a la soberanía legislativa y jurisdiccional. Aunque Barcesat nunca contestó una larga carta que le enviara refutando cada una de sus expresiones, creo oportuno mostrar en este caso la endeblez de su argumentación, y el querer involucrar al Presidente de la Nación en acciones que solo son producto de sus prejuicios ideológicos. 

La supuesta renuncia a la inmunidad soberana de nuestros recursos, la fundamenta en el hecho de que en los distintos decretos de emisión de la deuda externa pública (29 y 231 del año 2017) el presidente no preservó de la inmunidad los bienes contemplados en el art. 236 del Código Civil y Comercial de la Nación, agregando que esto implica la entrega y sumisión de esos recursos como se contiene en las distintas resoluciones del entonces Ministerio de Finanzas. Barcesat se equivoca a sabiendas, porque en los decretos y en las resoluciones, no se pueden excluir bienes que no son de la Nación sino de las provincias, conforme lo establece el artículo 124 de la Constitución Nacional, las que no solo tienen el dominio originario, sino la administración de dichos bienes, como lo determinó la Ley 26.197 dictada en diciembre del año 2006. Es decir que el presidente Macri en esos decretos, no podía excluir bienes que no le pertenecen al Estado Nacional, razón por la cual no hizo ninguna referencia al art. 236. Si el Estado no tiene el dominio originario de esos bienes, y no puede hacerlos materia de convenios internacionales de explotación, mal puede comprometerlos en garantía alguna, hipotecarlos, o afectarlos a cualquier emisión de bonos. Solo puede efectuar regulaciones, decidir sobre las políticas públicas en cuanto a los hidrocarburos para evitar distorsiones que afecten a la comunidad, pero de modo alguno disponer de la propiedad de ellos, ni ofrecerlos en garantía alguna.

Ahora bien, además de que Barcesat se equivoca, existe mala fe en esa imputación, ya que al no mencionar ese art. 236, Macri procedió exactamente igual a Néstor Kirchner en los Decretos 319 de marzo del 2004 y 1735 de diciembre del mismo año, cuando se decidió la reestructuración de la deuda pública, y a la exclusión que hizo la Presidenta Cristina Kirchner en el Decreto 563 de abril del año 2010. Tan es así que las provincias son las únicas que pueden disponer de esos recursos, que cuando la Sra. de Kirchner emitió el Decreto 929/2013, lo que posibilitó la concesión de Vaca Muerta a Chevron y a Dow, esos contratos tuvieron que ser autorizados por la Legislatura de las provincias donde se encuentran esos yacimientos de gas y petróleo. En ninguno de los dos casos mencionados se le ocurrió al Dr. Barcesat denunciarlos por traición a la patria, ni difundir profusamente que habían afectado los recursos naturales y por eso cabe preguntarse si utiliza criterios jurídicos diferentes para considerar al gobierno anterior, por haber tenido funciones en él.?

Respecto a la supuesta “renuncia a la soberanía legislativa y jurisdiccional” también debo recordar que los ex presidentes Nestor y Cristina Kirchner también la renunciaron en los decretos citados, agregando el presidente Kirchner en el Decreto 319 ya citado, que la prórroga de jurisdicción en favor de los tribunales de la ciudad de Nueva York, la hacía “siguiendo prácticas internacionales habituales en los mercados en materia de endeudamiento” (sic), lo que en buen romance significaba someterse a la jurisdicción de esos mercados. En este caso también el Dr. Barcesat guardó silencio, especialmente porque las condiciones “humillantes” con las que califica los decretos del actual gobierno fueron también parte de los decretos del anterior gobierno y tampoco las cuestionó ni las denunció.
Respecto a la prorroga jurisdiccional, cabe recordar que tiene viejos antecedentes: la Ley 20.548 promulgada por Perón el 7 de noviembre de 1973, el Decreto de la dictadura que modificó el Código Procesal Civil y Comercial en 1976; el fallo Manauta c/ federación de Rusia” emitido por la Corte Suprema de Justicia, y la Ley 24.488. Sobre estos temas sobre los que he escrito largamente, se puede discutir mucho y siendo asesor del presidente de la República del Ecuador, Rafael Correa plantee la necesidad de hacer una distinción sobre el carácter de las deudas, ya que no es lo mismo una simple emisión de bonos, considerada hoy como una simple operación comercial de un gobierno, de un proceso de restructuración, que supone un acto de soberanía donde a mi juicio resulta inadmisible la prórroga. El Dr. Barcesat guardó silencio, especialmente porque las condiciones “humillantes” con las que califica los decretos del actual gobierno fueron también parte de los decretos del anterior gobierno y tampoco las cuestionó ni las denunció.

Respecto a la prorroga jurisdiccional, cabe recordar que tiene viejos antecedentes: la Ley 20.548 promulgada por Perón el 7 de noviembre de 1973, el Decreto de la dictadura que modificó el Código Procesal Civil y Comercial en 1976; el fallo Manauta c/ federación de Rusia” emitido por la Corte Suprema de Justicia, y la Ley 24.488. Sobre estos temas sobre los que he escrito largamente, se puede discutir mucho y siendo asesor del presidente de la República del Ecuador, Rafael Correa plantee la necesidad de hacer una distinción sobre el carácter de las deudas, ya que no es lo mismo una simple emisión de bonos, considerada hoy como una simple operación comercial de un gobierno, de un proceso de restructuración, que supone un acto de soberanía donde a mi juicio resulta inadmisible la prórroga. El Dr. Barcesat debería saber que en el tiempo actual, todos los países admiten la cesión de jurisdicción en la emisión de bonos soberanos, habiendo la Asamblea General de las Naciones Unidas considerado favorablemente tal cuestión en la “Convención de las Naciones Unidas sobre las inmunidades jurisdiccionales de los Estados y de sus bienes” del mes de enero del año 2005, convirtiéndose estas operaciones en una práctica tan habitual que por ejemplo lo hicieron el Presidente del Ecuador Rafael Correa , y el Presidente de Venezuela Hugo Chávez, en las distintas emisiones de bonos soberanos, donde también renunciaron a la inmunidad soberana de sus estados, y se sometieron a la legislación de los EE.UU., sin que a nadie se le haya ocurrido denunciarlos o llamarlos traidores a la patria. Finalmente, debemos considerar que si la ley 24.488, acepta el sometimiento de cualquier país a la jurisdicción argentina, y la propia Constitución en el art. 116, establece que corresponde a la Corte Suprema y a los tribunales, el conocimiento de todas las causas que versen sobre puntos regidos por la Constitución y las leyes de la Nación, por un elemental principio de reciprocidad debería admitirse el sometimiento del país a otra jurisdicción, como así lo han considerado gran parte de los doctrinarios que se ocuparon del tema. Sostener lo contrario significaría el absurdo, de que la jurisdicción argentina es competente para someter a cualquier país a cualquier controversia, pero ningún país lo seria respecto de la Argentina.

Coincido con el Dr. Barcesat en la inconstitucionalidad de la delegación que hizo el Congreso Nacional respecto al manejo de la deuda externa a través de la Ley 24.156 de administración financiera. En mis funciones en la Cámara de Diputados, entre 2009 y 2013, y en el Senado de la Nación desde el 2014 preparé proyectos para suprimir esa delegación, sin conseguir que jamás fueran tratados, ni durante el anterior gobierno, que ratificó la vigencia de esa Ley, ni durante el actual. Que yo sepa, tampoco en este caso el distinguido letrado cuestionó el uso que de esa ley hizo el gobierno anterior y debo suponer que la inconstitucionalidad de una norma no depende del gobierno que la aplica, sino de infringir las disposiciones de la Ley fundamental.
* Investigador, historiador y especialista en derecho internacional.

Fuente: https://www.perfil.com/noticias/opinion/opinion-alejandro-olmos-gaona-entre-la-vision-sesgada-y-una-equivocada-imputacion.phtml